"Se mató al mecanismo que evitaba la recesión"

Opiniones

El ex ministro de Economía Roque Fernández cree que la decisión del gobierno de terminar con el régimen de capitalización dejará consecuencias macroeconómicas muy serias, principalmente en relación con el crédito comercial. «Las AFJP eran los prestamistas más dinámicos en relación con los fideicomisos financieros (que movilizan el consumo y los proyectos inmobiliarios, entre otros). Probablemente no se pensó en el efecto que tendrá su desaparición», dijo a este diario.

El ex presidente del Banco Central explicó que ante la crisis financiera que atravesó la Argentina en 2001, esas compañías, a través de los fideicomisos, suplieron el rol de los bancos en el otorgamiento de créditos comerciales. Ahora estima que la contracción en los préstamos que traerá su desaparición será letal.

Esto es lo destacado del diálogo que mantuvo Roque Fernández con Ambito Financiero, en el que no descartó que se puedan producir quiebras de empresas.

Periodista: ¿Cuáles son las consecuencias más importantes que dejará la decisión de terminar con el régimen de jubilaciones privadas?

Roque Fernández: Comparto, por supuesto, todas las críticas que se hicieron en estos últimos días sobre la decisión de volver a un único régimen jubilatorio público. Sin embargo, creo que aún más importantes son las consecuencias que se generan ante esta medida y que tienen que ver con el único instrumento que podía evitar una posible recesión. Las AFJP eran los prestamistas más dinámicos en relación con los fideicomisos financieros.

P.: ¿La retracción del crédito será entonces muy grande?

R.F.: Muy grande, enorme. Sucede que por la crisis bancaria que tuvo la Argentina, los bancos no pudieron generar crédito. Sólo se vio crédito comercial de corto plazo. Por eso, la Bolsa empezó a tener predominio a través de la generación de fideicomisos financieros que suplieron a los bancos en los créditos comerciales. El elemento más importante presente en la Bolsa eran justamente las AFJP. Tanto que los fideicomisos prácticamente se hacían con ese destino, sabiendo que las AFJP eran, repito, los prestamistas más dinámicos para estas colocaciones. Esas compañías no tienen que hacer encajes ni tienen las restricciones de los bancos. Entonces el efecto multiplicador es mayor al de los bancos. Por eso, ahora el despalancamiento será también más fuerte.

  • Quebrantos

    P.: ¿Cree que quebrarán empresas?

    R.F.: Es muy probable. Lo que pasa es que cuando se toman decisiones como esta que impulsa el gobierno, no se puede pensar sólo en el sector sobre el que se decide, en este caso el previsional. Es una medida mucho más compleja desde el punto de vista macroeconómico. Yo comprendo que el gobierno necesite fondos para pagar bonos, pero no se puede matar por eso el único mecanismo de intermediación del crédito que había. Este era el único respaldo a la economía real que había, que hasta ahora evitó la recesión.

    P.: ¿Qué opina del momento elegido para tomar esta medida?

    R.F.: Creo que no es el mejor momento. En Estados Unidos y Europa están desesperados por el despalancamiento y acá se mata al único mecanismo que contenía, que evitaba la recesión.

    P.: ¿Se puede evitar el impacto negativo sobre el crédito de alguna forma?

    R.F.: Evitando que prospere el proyecto, pero no parece que eso vaya a pasar. No sé cuál sería el costo político que se pagaría si esto ocurre. Lo que sé es que si prospera, hay un alto riesgo de un «credit crunch» (contracción del crédito) fatal.

    Entrevista de Florencia Lendoiro
  • Dejá tu comentario