Nina Cortese

OBRA EXQUISITA CON OFICIANTES MUY APROPIADOS

Se puede calificar como exquisito, el espectáculo dirigido por Alejandro Ullúa, con texto de Susannaha Waterr, "Monólogos de la reina". Cantante lírica, dramaturga y directora de escena, la autora fue convocada por el Festival Covent Garden para escribir y dirigir un espectáculo sobre la reina Isabel I. El texto está interpolado con música de la época y las bellísimas canciones de John Dowland, en excelente traducción de Mario Cereti acompañan las confesiones de Isabel, ya cercada por la muerte, interpretada por un bailarín.

CON LA FEROCIDAD DE PINTER

Juega Harold Pinter en esta obra, como en la mayoría de sus piezas, con la ambigüedad de los caracteres y lo impreciso de las situaciones para crear el suspenso. Dos personajes llegan en medio de la noche a la habitación de una casa deshabitada, llena de goteras, que sirve de depósito para trastos viejos. El morador, un hermético personaje llamado Aston (Mauricio Minetti), trae como invitado a un astroso individuo que evidentemente vive en la calle y se hace llamar Jenkins (Antonio Ugo).