Aerolíneas: gremio del personal aeronáutico y los administrativos se diferencian de los técnicos de APTA

Política

El secretario adjunto de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), Rafael Mella, sostuvo que los sindicatos deben tener "una actitud responsable" frente a Aerolíneas Argentinas.

De este modo, Mella marcó diferencias con la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), que conduce Ricardo Cirielli, que mantiene una conflictiva relación con la empresa estatal.

En declaraciones radiales, el gremialista consideró que "cuando un tema se generaliza uno se siente tocado, pero nosotros no nos hacemos cargo, porque tenemos una actitud responsable con todas las empresas y en particular con Aerolíneas, que fue recuperada por el Estado".

Además, consideró que es necesario "tener una acción responsable a la hora de la relación con la empresa, sin dejar de reclamar nada de lo que corresponde a los trabajadores".

"Por supuesto, se debe exigir a la empresa que cumpla y que tenga la misma actitud a la hora de administrar los bienes que le pertenecen a todos los argentinos", enfatizó.

El sindicalista aseguró que con el directorio de esa empresa "nos llevamos bien. Podemos tener diferencias, por ejemplo con el tema salarial. Pero en general, tenemos una relación normal".

Por su parte, el secretario general de la Asociación de Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad a la Aeronavegación , Omar Torres, lamentó que la Fuerza Aérea se haya hecho cargo nuevamente del control del espacio aéreo, y sostuvo que esa decisión oficial fue consecuencia de la "injerencia" de Cirielli, titular de APLA, en "todas las actividades" del sector.

Según el dirigente, "después de soportar 40 años el régimen militar, lamentablemente (el manejo del personal civil) duró apenas cuatro años por injerencia de personas extrañas a nuestro ámbito laboral. Cirielli (secretario general del gremio que nuclea a los mecánicos) no tenía nada que hacer en nuestro medio", sostuvo.

En declaraciones radiales, Torres puntualizó: "Somos tres mil trabajadores en el espectro de la aviación civil que lamentablemente estamos retornando a un ámbito militar, de los cuales un puñado de controladores, no más de veinte, generó esta situación porque adhirió a la política de Cirielli".

"(La decisión del Gobierno) fue a raíz de una injerencia en nuestro ámbito en su afán de querer acaparar todas las actividades aeronáuticas. Estaba metiéndose en todos los sindicatos", advirtió.

El directivo comentó además que "la autoridad aeronáutica va a tomar alguna medida con estos señores (que apoyaron a Cirielli). Es probable que sean desplazados" de las torres de control de los aeropuertos.

El diputado nacional Ariel Basteiro, exsecretario general del gremio de APA, criticó el "paro encubierto" llevado a cabo por APTA, y afirmó que el reclamo "no fue por salarios" sino por un pedido para designar a un gerente en Aerolíneas Argentinas.

Basteiro dijo que "cuesta sacar en limpio cuáles fueron las verdaderas motivaciones" del "trabajo a reglamento, un paro encubierto" concretado por APTA entre el jueves y el fin de semana, que afectó los vuelos en Aeroparque y Ezeiza, debido a que "no se expuso claramente las intenciones".

El exsindicalista, diputado nacional por Nuevo Encuentro, dijo que en este caso no hubo "un reclamo salarial, no hay un reclamo convencional, no hay peligros de fuentes de trabajo que pudiesen cerrarse".

"A partir de ese hecho viendo detenidamente cuáles pudieron ser las motivaciones, se sabía que había una discusión por ámbitos de representación dentro de Aerolíneas en el área de mantenimiento", contó Basteiro.

Relató que "desde hace mucho tiempo Cirielli venía reclamando participar en el nombramiento, la nominación de un director, de un gerente del área de mantenimiento y, ante una postura lógica de la empresa de que la gerencia fuese nombrada por la autoridad empresaria -esto que se venía discutiendo desde hace algún tiempo- y ante la negativa de ella se encontró alguna condición para que entre el jueves y el sábado se demoraran algunos vuelos".

En consecuencia, expresó que ello "también generó el pedido de intervención del Ministerio de Trabajo a la justicia ante el no acatamiento de una conciliación obligatoria" por parte de APTA.

Dejá tu comentario