Política

Julio Vitobello, amigo de Alberto, será el secretario general de la Presidencia

Lo confirmaron fuentes del presidente electo. Vitobello es uno de los amigos de confianza de Alberto Fernández y durante el kirchnerismo estuvo al frente de la Sigen y luego paso a presidir la Oficina Anticorrupción.

Julio Vitobello, amigo y hombre de confianza de Alberto Fernández será el nuevo secretario general de la Presidencia, un cargo que quizás no tenga mucha notoriedad pública, pero que es de vital importancia para el jefe de Estado, según confirmaron a Ámbito fuentes del presidente electo.

Vitobello es uno de los amigos de confianza de Alberto Fernández y durante el kirchnerismo estuvo al frente de la Sindicatura General de la Nación (Sigen) y luego paso a presidir la Oficina Anticorrupción.

La Secretaría General con rango de ministerio tiene entre sus funciones el asistir: “al Presidente en el diseño de políticas públicas, participar en la elaboración de mensajes, discursos y declaraciones, en las tareas de ceremonial y protocolo presidencial y las relaciones con la sociedad civil” como detalla la página web de la Casa Rosada.

Aunque en los pasillos de la Casa Rosada se suele decir que el secretario general de la presidencia es “el que tiene la llave para acceder al Presidente”.

A esta función, no menor, se le suma, por ejemplo, que será el encargado de cumplir con el deseo del presidente electo cuando anticipo que: “Me ocuparé de sacarle las rejas a la Plaza de Mayo: que vayan, la disfruten, se quejen. Es la plaza de todos", aseveró Alberto. Aunque puede ocurrir que Vitobello no pueda eliminar las rejas pues argumentan que están, por razones de seguridad. De hecho, fue durante el gobierno de los Kirchner que se instalaron rejas definitivas al frente de la Casa Rosada y se cerró la Plaza Colon cuando antes era un espacio público.

En realidad, el cerrar parcialmente la Plaza de Mayo se hizo a fines de 2001 durante los últimos días de la presidencia de Fernando de la Rúa aunque eran vallas removibles pero que, en la práctica, terminaron siendo fijas. Es decir hace más de 19 años que la Plaza está dividida.

Mayordomía

Las tareas del Secretario General de la Presidencia son atender todas los pedidos oficiales y personales que demande el presidente y su primera dama, tanto para la Casa Rosada como la Quinta de Olivos.

“Desde enviar a comprarle una camisa al presidente hasta llamar al plomero”, se suele decir en la Rosada. Es que entre todas las atribuciones que tiene este cargo están las de resolver situaciones tan disimiles como: cuales son las áreas de libre circulación dentro de la Casa Rosada, llevar el registro público de visitantes, designar al chef del comedor de la Casa Rosada y determinar si los funcionarios al igual que los empleados continuarán pagándose su comida (durante la gestión de Cristina los empleados pagaban seis pesos y los empleados jerárquicos comían gratis).

Vitobello también deberá decidir sobre la flota de aviones presidenciales, las tareas de ceremonial y protocolo (seguramente ya se debe estar ocupando con la organización de la asunción presidencial) y las relaciones con la sociedad civil.

Justamente el vínculo con la sociedad se sigue dando a través la recepción de cartas, emails, y las diferentes formas que los argentinos eligen para comunicarse con su presidente. Este tema no es menor aún se recuerda la famosa carta del Dr. Favaloro quejándose por la corrupción y las dificultades que atravesaba la Fundación que lleva su nombre. Muchos aún hoy se preguntan qué hubiera ocurrido si se hubiera resuelto el reclamo a tiempo. Esa carta, sin embargo, no fue leída.

Alberto Fernández se debe recordar que Néstor Kircher le confirió mucha importancia al contacto con la gente a punto tal que nombro a una persona de su estrecha confianza a cargo de la oficina de Correspondencia. Kirchner apenas llegaba a la Rosada recibía el informe de los pedidos de la gente y en más de una oportunidad tomaba el teléfono y se comunicaba directamente.

Otra de las funciones del secretario general de la Presidencia es la de supervisar de las siguientes secretarias: de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable, de Turismo; Unidad Auditoría Interna; Gestión Institucional; Subsecretaría de Comunicación Presidencial, Subsecretaría Legal y Administrativa, Subsecretaría de Asuntos Presidenciales, Casa Militar, Obispado Castrense. Asimismo de los organismos descentralizados: Agencia de Deporte Nacional, Agencia Nacional de Discapacidad y Autoridad Regulatoria Nuclear.

El último secretario general de la Presidencia del kirchnerismo fue Eduardo Wado de Pedro cuando Oscar Parrilli dejó el cargo para ir a presidir a la AFI aunque se dice que nunca dejó del todo su puesto ya que continuaba asistiendo a la entonces presidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

Es de suponer que, al igual que viene ocurriendo con los diferentes ministros, Fernando de Andreis hará también un detalle de su gestión al frente de la Secretaria, balance que permitirá saber que tareas se llevó a cabo en los organismos descentralizados como por ejemplo, la Autoridad Regulatoria Nuclear.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario