Bodas y adopción gay: regalo K para Bergoglio

Política

En el último tramo de la campaña electoral, la senadora Vilma Ibarra -candidata a diputada nacional en las boletas kirchneristas- desafiará más la relación del gobierno con la Iglesia. La legisladora reflotará, con una versión propia, la propuesta de modificar el Código Civil para permitir que las parejas homosexuales contraigan matrimonio y también que puedan adoptar niños.

Este año ya se presentó una iniciativa similar que contó con la firma de más de una docena de diputados de distintos bloques.

Ibarra, que dejará su banca en diciembre y va segunda en la lista que encabeza Carlos Tomada por la Capital Federal, anunció que presentará formalmente hoy el proyecto en el Senado. La iniciativa contiene modificaciones a varios artículos del Código Civil donde cambia «hombre y mujer» por «contrayentes» y elimina la fórmula «los declaro marido y mujer», que sustituye por «constituirse en cónyuges».

Por otra parte, el proyecto cuenta con una cláusula complementaria para que la reforma se extienda a toda la legislación que hace referencia al matrimonio para que se aplique tanto al constituido por dos personas del mismo sexo como por personas de distinto sexo.

  • Fundamentos

    Ibarra consideró en los fundamentos de la norma que es «indispensable para la existencia del matrimonio el pleno y libre consentimiento expresado personalmente por los contrayentes ante la autoridad competente para celebrarlo».

    «El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos, con independencia de que los contrayentes sean del mismo o de diferente sexo», afirma el texto.

    «Debemos reconocer a las personas la libertad de elegir con quién asumir los compromisos de la convivencia en pareja, regulada en la institución jurídica y laica del matrimonio», explicó la senadora.

    Además, dentro de las modificaciones que presentará hoy, está contemplado que las parejas homosexuales puedan adoptar hijos.

    En países como España, Holanda, Suecia, Gran Bretaña, Dinamarca, Alemania, Canadá y Estados Unidos (no en todo el territorio) ya tienen legislación que permite la adopción de niños a parejas del mismo sexo, pero en la Argentina, apenas la Ciudad de Buenos Aires fue pionera en tener una ley que admite «uniones civiles». Ese trámite, que se realiza en el Registro Civil, no es exactamente el sello de un matrimonio, pero preserva los intereses económicos de los esposos, aunque no otorga la posibilidad de adoptar niños.

  • Avance

    En Río Negro, una ley permite la inscripción de la convivencia entre homosexuales para adquirir derechos similares a los de los cónyuges. Ibarra consideró «un avance» la ley de uniones civiles, que en 2003 se sancionó en la Ciudad de Buenos Aires, pero descartó una nacionalización que «prolongaría, afianzaría y profundizaría la misma barrera de discriminación y de diferenciación contra la que esta ley quiere precisamente pronunciarsede una vez por todas», según entiende la senadora.

    La unión civil también existeen países como Dinamarca, Alemania, Francia, Noruega, Portugal o Suecia, donde se inscriben las parejas del mismo sexo y obtienen algunos derechos similares a los que existen en el matrimonio tradicional.

    Curiosamente, en la Capital Federal, la conformación de uniones civiles, que se realizan a un promedio de una por día, no reporta demasiados « casamientos» de parejas homosexuales, todo lo contrario. Ese mecanismo que imprime el carácter de sociedad conyugal al enlace es mayoritariamente utilizado por parejas heterosexuales.

    Recuerda la senadora Ibarra que «Dinamarca fue el primer país que reconoció los derechos de homosexuales en cohabitación al establecer una forma especial de matrimonio civil, la denominada oficialmente «relación registrada».

    Un proyecto similar al que presentará hoy Ibarra este año fue respaldado por diversas organizaciones sociales, por iniciativa del diputado socialista Eduardo Di Pollina (Santa Fe) y tuvo una modificación de la arista Marcela Rodríguez.

    Este año, el Vaticano consideró en un documento « nocivas para el recto desarrollo de la sociedad humana» las uniones entre personas de igual sexo.
  • Dejá tu comentario