Cede gobierno a presión de Macri por pase de Policía

Política

Finalmente el gobierno atendió el teléfono de los macristas y mañana el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, recibirá al diputado nacional Federico Pinedo, cita que será la primera reunión formal para hablar de la autonomía de la Capital Federal.

Mauricio Macri reclama el traspaso de la Policía Federal a la órbita porteña, como lo vinieron haciendo Fernando de la Rúa, Aníbal Ibarra y Jorge Telerman, pero nunca se avanzó.

También de la Justicia, aunque algunas competencias penales ya fueron transferidas. Pero quizá la puja más importante entre el distrito porteño y la Nación sea otra, en cuanto a competencias: la cantidad de tierras que no fueron transferidas a la Capital Federal y que son codiciadas, en una Ciudad donde no abunda el espacio libre privado, para grandes proyectos inmobiliarios. También el ordenamiento del espacio, como lo es referente al tránsito, es clave en el mantenimiento del distrito, como su seguridad.

  • Idea

    Por eso la petición de más autonomía no se acota para Macri -como tampoco se limitó para sus antecesores- a la transferencia de las 53 comisarías locales o a los fueros judiciales.

    La idea de que podría prosperar esa transferencia parte ahora de la reunión que mantuvieron el jefe de Gobierno porteño electo y Néstor Kirchner tras las elecciones en la Capital Federal. El Presidente le aseguró a Macri que el 15 de agosto, el Congreso tendría aprobada la modificación de la llamada Ley Cafiero que impide que la Ciudad de Buenos Aires cuente con el servicio de Policía y también con Justicia propia.

    Ese es el punto en el cual quiere avanzar Pinedo, es decir, en acordar un proyecto de ley, aunque hay una docena ya en el Congreso.

    La modificación que quiereel macrismo incluye otros temas en los cuales la Ciudad quiere tener competencia, como por ejemplo:

  • Subterráneos. Las líneas de subtes son concesionadas en la Capital Federal. La Ciudad está ampliando el recorrido de líneas ya existentes y concluyendo un tramo de una línea nueva, pero el control luego lo tiene la Nación. La Ciudad proyecta y monitorea las construcciones a través de SBASE ( Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado). Los servicios fueron concesionados por el Estado nacional a la empresa Metrovías SA en 1994, juntamente con los del ex ferrocarril Urquiza y la fiscalización y el control del contrato quedó en la Nación y es ejercida por la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT). Si bien hubo un decreto para el traspaso del control, al cual adhirió la Legislatura, nunca se concretó. En 2004 se profundizó el reclamo del traspaso durante la gestión del ahora vice del Banco Nación, Roberto Feletti.

  • Transporte. De ciento treinta y seis líneas de colectivos que transitan por la Capital Federal, la Ciudad sólo puede controlar 25 cuyos recorridos comienzan y terminan en el distrito. Existe un Ente Regulador de los Servicios Públicos porteño, cuyas funciones son acotadas por ese motivo. Macri quiere eliminarlo, si es que logra modificar la Constitución local. Ese organismo podría reemplazarse en el futuro por un Ente de Transporte Metropolitano, que regulara subterráneos, colectivos y trenes.

  • Puerto. El de la Capital Federal es el único que no fue transferido al distrito y su administración y control lo ejerce la Nación. Interesa más que nada allí la realización de un puerto turístico y amarra de cruceros acompañado por un importante desarrollo inmobiliario en la zona, más que el control de la actividad portuaria que actualmente es muy inferior y menos significativa que la de otros puertos en la provincia de Buenos Aires.

  • Ferrocarriles. La Ciudad viene reclamando el traspaso de las tierras que tiene bajo su órbita la Organización Nacional de Bienes del Estado (ONABE). Se trata de los terrenos en su mayoría aledaños a las vías de ferrocarriles. Hubo sólo un caso en el que la Nación traspasó predios de ese tipo al distrito porteño, en el barrio de Villa Pueyrredón, durante la gestión de Ibarra. Se acordó el de la Cárcel de Caseros, que está siendo demolida, y se pretenden lotes en la zona de Retiro, donde ya está proyectado un megaemprendimiento inmobiliario, con hoteles de categoría, cuya construcción estaría a cargo de la Corporación Puerto Madero. Hay que tener en cuenta que es la Ciudad la que determina mediante la legislación qué uso puede darse a esos lugares. . Juego. Un convenio, recurrido judicialmente, impone que Lotería Nacional le otorgue a la Capital Federal parte del producido de los juegos de azar en el distrito, por la venta de billetes, casino y bingos. Pero la Constitución porteña impone que la Ciudad controle todos los juegos de azar. La pelea es compleja, ya que, como en el caso de la determinación de usos de las tierras, la Ciudad también dispone qué tipo de juegos pueden realizarse. Ibarra consiguió ese convenio para lograr transferir parte de las ganancias de las apuestas que comercializa Lotería Nacional. Existe inclusive un Instituto de Juego porteño que reclama la competencia plena en la materia.

    De ese modo, en una primerareunión, como será la de mañana y más allá de que se modifique la llamada Ley Cafiero, las competencias que reclama la Ciudad al gobierno nacional son de variadas materias, aunque el reclamo más insistente sea -como fue durante la campaña electoral- el de las fuerzas de seguridad.
  • Dejá tu comentario