Gobierno cuenta camión por camión de granos que entran al puerto

Política

Mientras el dólar captó toda la atención de la semana, la cantidad de camiones llegando a los Puertos de Rosario con granos, fueron la segunda vedette informativa de los últimos 7 días. Se sabe que del ritmo de salida de la cosecha gruesa (maíz y soja) desde los campos depende bastante el nivel de las liquidaciones y eso es lo que algunos creen que va a tranquilizar los ánimos de varios funcionarios. Pero, mientras la recolección en los campos va a bastante buen ritmo hasta ahora (y con muy altos rindes en los primeros lotes), hay un cuello de botella que es la cantidad de camiones que se pueden descargar en la principal zona granaria del país, y que es de alrededor de 5.000 camiones por día, unas 150.000 toneladas, lo que ya provocó más de 15 km de colas de camiones sobre las principales autopistas de acceso a Rosario, a pesar de los programas de descarga que se aplican. No fue esta la única exigencia para las autoridades de la Bolsa de Rosario que, encabezadas por el vicepresidente a cargo de la presidencia, Juan Carlos Meroi, y el gobernador Miguel Lifschitz, recibieron nada menos que al viceprimer ministro chino, Hu Chunhua, quien se mostró “impresionado” por la recorrida que había hecho por campos productivos. A nadie escapa la importancia de China como comprador mundial de alimentos, y tampoco lo que representa el Nodo Rosario de puertos, por donde sale hasta ahora el 80% de la producción granaria de Argentina. El caso es que China está avanzando mucho más rápido de lo que algunos suponen. Por caso, recientemente compraron el frigorífico correctivo Arias, de ciclo competo, casi en forma simultánea con la autorización para ingresar carne de cortes al gigante asiático. También, aunque casi pasó inadvertido, hace pocas semanas las autoridades locales aprobaron una nueva soja transgénica obtenida por Bioceres (la misma empresa rosarina del conflicto por el trigo), pero en sociedad con grupos chinos, lo que estaría asegurando que la soja argentina y sus subproductos no tendrán mayores dificultades de acceso al gran mercado asiático.

Dejá tu comentario