Nueva empresa estatal administrará Hidrovía

Política

Con todos estos frentes abiertos, a los hombres de negocios les llamó mucho la atención la irrupción de un tema que no estaba en la agenda de nadie como fue el anuncio sobre una nueva empresa pública a partir de la creación de la Administradora Federal Hidrovía Sociedad del Estado, para manejar la principal autopista (líquida) de salida de las exportaciones argentinas. La nueva empresa estatal, que tendrá una participación de 51% en manos del Estado nacional y 49% dividido en 7 provincias (Buenos Aires, Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Misiones y Santa Fe), controlará los procesos de licitación y “podrá llevar adelante obras complementarias y accesorias a la Hidrovía”, lo que generó una ola de críticas y de escepticismo sobre los resultados, si bien se reconoce que se necesitaba una mayor supervisión, aunque sin llegar a tanto. De hecho, antes de los 90, el río era operado por el Estado, con una flota de dragas, remolcadores, balizadores, bases operativas, y personal, muy grande a nivel internacional. El sistema, burocrático, era una gran limitación al transporte fluviomarítimo, con profundidades disponibles muy bajas, de 22 a 28 pies, y con escasas señales y balizamiento, por lo cual la navegación era rudimentaria, y tenía muchas ineficiencias limitaban el desarrollo de la exportación. En los 90 se propuso una transformación radical del sistema, para licitar, privatizar su profundización y el mantenimiento a cambio de un peaje cobrado directamente por el prestador del servicio a los usuarios, igual que en las autopistas concesionadas, constituyendo un sistema único en el mundo, ya que en el resto de los países son servicios que pagan las tesorería de cada país. La actual concesión, vence el 30 de abril del 2021, y ahora, de avanzar el nuevo esquema, se espera que haya una prórroga de al menos 1-2 años, para que la nueva empresa pública se haga cargo de la compleja operatoria que, además, debe lidiar con cantidad de gremios sobre el río. “Y qué van a hacer los gobernadores, que no tienen un peso, y no son capaces de hacer un plan de obras para sus propias provincias, con lo que recauden de los peajes sobre el río”, preguntaba, inquietante en un Zoom un exportador, preocupado por la “funcionalidad” de la nueva empresa que además del mantenimiento de la vía navegable, debe encarar nuevas obras, entre las cuales se mencionan dos nuevos puertos para Entre Ríos, y hasta el abaratamiento del costo de la hidrovía ya que desde su licitación original a hoy, más que se duplicó el volumen de transporte por esa vía.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario