Cristina aclaró que la convocatoria a "no boicotear" a la Argentina también es para los empresarios

Política

Durante un acto en un planta automotriz de Santa Fe, Cristina de Kirchner aclaró que el pedido de "no boicotear" la Argentina realizó a los sindicatos también es extensivo a los empresarios que no poseen responsabilidad social, especulan o giran las utilidades al exterior y no las reinvierten en el país.

La Presidente aseguró que era "necesario" hacer la aclaración por su discurso del lunes en una fábrica de televisores inteligentes de Tierra del Fuego "para que nadie me haga decir las cosas a medias, o digan cosas que no dije". En otro, esta vez en la localidad de General Alverar, cerca de Rosario, sostuvo que tuvo que efectuar la aclaración porque "la verdad a media no es una verdad, es una mentira total".

Al momento de explicar su palabras de ayer, dijo: "Me referí a todos los sectores: a los que tienen prácticas sindicales que son propias de un país que no tenía industria, pero también me refería a las empresarios que piensan en la especulación y que no tienen responsabilidad social, no solo frente a sus trabajadores, sino frente a los 40 millones de argentinos".

Acompañada por la ministra de Industria, Débora Giorgi, el gobernador santafesino Hermes Binner, su sucesor en el cargo, Antonio Bonfatti, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y los directivos de General Motors, afirmó: "Quiero ser muy clara porque no me interesa sesgar el discurso, que pretendan dividir a trabajadores, al Estado y a los empresarios" y agregó que "que no se confundan mis palabras, que el llamado a no boicotear es todos los que tiene responsabilidades, también a los que ganan formidables sumas de dinero y no las reinvierten, se la llevan a afuera".

Para dar un ejemplo de el "modelo empresarial" que pretenden sostener desde el Gobierno, la jefa de Estado citó a General Motors. "No solamente no remesan sus ganancias, sino que nos ayuda a equilibrar la balanza comercial y aportan valor agregado" a los autos que producen.

"En un mundo que se derrumba en Europa, nuestro mercado se convierte en una oportunidad sin precedentes", continuó al invitar a esos empresarios a seguir apostando por el crecimiento económico del país. "Así como hay prácticas sindicales que son inaceptables, también hay prácticas empresariales que lo son, pero con una diferencia, si se me permite la reflexión: muchas veces las malas prácticas sindicales terminan cobrándose como víctimas a muchos de esos que las practican. Las malas prácticas empresariales no las pagan ellos, las paga el pueblo porque ellos siempre caen bien parados", remarcó.

Por último, reiteró su pedido de reinvertir las ganancias. "Quiero un empresariado con responsabilidad social, que ponga el hombro al país, como el país les puso el hombro durante estos ochos años generando ganancias en todos los sectores como nunca habían tenido en los últimos 20 años", expresó la mandataria.

Más tarde, en Las Parejas, Cristina aseguró que "las malezas" que tiene la Argentina son "el egoísmo, la mediocridad y la falta de solidaridad".

"El egoísmo, la mediocridad, la falta de solidaridad, la avaricia, la envidia, la falta de patriotismo, esas son las malezas que tiene la Argentina y que tenemos que pulverizar, esas son las cosas que le hacen mal al trigo, a la soja, al maíz o al campo", dijo la mandataria.

En ese marco, la Presidente instó nuevamente al Congreso a tratar la ley contra la extranjerización de la tierra "porque es un recurso estratégico". El trámite legislativo de ese proyecto, enviado por el Ejecutivo este año, viene demorado y probablemente quede para el próximo período.

* Modelo GM

En la previa al discurso de Cristina, la empresa mostró el avance de su plan de inversiones bianual hasta 2012 de 150 millones de dólares que le permitirá aumentar la producción de 130.000 a 160.000 unidades anuales, fundamentalmente para sus modelos Agile y Classic, y así generar 600 nuevos puestos de trabajo. Pero además, GM sustituirá importaciones por 150 millones de dólares e incrementará las exportaciones en 400 millones dólares para finalizar en 2012 con ventas al extranjero por 1.300 millones de dólares.

La inversión de la automotriz se enmarca en los acuerdos firmados entre las terminales y el gobierno para equilibrar la balanza comercial del sector automotriz. Así, General Motors pasará de un déficit de 500 millones de dólares en 2010 a un superávit de 54 millones de dólares en 2012.

Por último, según el reporte que difundió el Ministerio de Industria, la empresa se comprometió a no girar utilidades entre 2011 y 2012 por un monto estimado en 207 millones de dólares y anunció que realizará un nuevo aporte irrevocable de capital de 150 millones de dólares en 2012, adicional a la inversión.

Dejá tu comentario