Curiosa explicación por video vigilancia a casa de diputado opositor tras positivo de covid-19

Política

El diputado macrista Julio Sahad dio positivo de coronavirus días atrás, tras haber participado de la última sesión en la Cámara baja, de manera presencial, y fue aislado en un hotel de La Rioja al ser testeado y como marca el protocolo de reingreso a dicho territorio. Muy cerca de su casa, en la capital provincial, colocaron una cámara que vigila su hogar y ayer, en la comisión de Seguridad, su par del kirchnerismo Danilo Flores aseguró -en una situación insólita- que la misma es utilizada para “controlar el aislamiento” de su familia, como en -según aclaró- otros 170 casos en el distrito.

“Es la única cámara en ese sector y está apuntando hacia mi casa. No lo vi nunca esto”, señaló Sahad, quien agregó: “Nosotros somos gente de paz, un pueblo chico y solidario. Llama la atención que esto pase sin justificación ni previo aviso, justo cuando estoy en un hotel por el aislamiento tras dar positivo de coronavirus”. Y remató: “No tuve respuestas de autoridades provinciales y no veo otro fin que el de invadir la privacidad de mi domicilio”.

Desde el oficialismo no hubo respuestas -la presidenta de la comisión es la legisladora oficialista Paula Penacca, quien pidió no desviarse del tema original de la reunión virtual- hasta el que el riojano K Danilo Flores contó la experiencia de “controles que la comunidad necesita” en la provincia a través de grupos denominados “chalecos rojos”, con turnos durante todo el día para supervisar familias cercanas a algún integrante con coronavirus.

Seguido a ello, manifestó: “Lo que pasó -en referencia a Sahad- es que en su entorno no aceptó a estos chalecos rojos que hacen el control en viviendas y se determinó colocar cámaras para que no evadan. Hay más de 170 familias en esta situación”.

Más tarde, Sahad pidió de nuevo la palabra y disparó: “Toda mi familia se sometió al hisopado y les dio negativo. Lamento que Flores se preste a esto. Él no vive en la capital de la provincia y seguramente repite lo que le dijeron. Es totalmente falso”.

El penoso episodio ocurrió en el marco de una videoconferencia en la que la oposición aprovechó para criticar a la ministra de Seguridad, Sabina Frederic -ausente en la comisión de Libertad de Expresión en varias ocasiones-, y al funcionario de esa cartera Gabriel Fuks, quien sí se presentó de manera virtual, para dar explicaciones sobre el denominado “ciberpatrullaje” durante la pandemia. En lo que sí hubo acuerdo entre oficialismo y oposición es que este tema deberá ser tratado bajo un proyecto de ley y no con resoluciones.

Fuks fijo que la resolución 144 es la sucesora de la 31-18 que implementó el macrismo, a la que calificó de “casi secreta”, y celebró que la actual haya sido construida luego de un “largo proceso de debate con la sociedad civil, distintos actores”, y con una comisión para revisar lo actuado que incluye a un puñado de legisladores. También defendió a Frederic, quien sostuvo en abril pasado que la revisión en redes sociales era utilizada para medir el “humor social”. En esa línea, apuntó: “Duró 12 horas. Al otro día marcó que había sido una frase poco feliz”.

Los malabares de Fuks no convencieron a la oposición. Por caso, el radical Luis Petri le recordó que “hasta el propio CELS rechazó este protocolo” y dejó claro que “44 millones de argentinos, bajo la excusa de la pandemia, van a ser investigados”. Y remató: “Venimos normalizando la excepcionalidad, las restricciones a libertades individuales, y legalizamos las excursiones de pesca en redes sociales”.

Agenda y furia por turismo

El presidente de Diputados, Sergio Massa, estuvo en la videoconferencia que Alberto Fernández moderó ayer con gobernadores, y pidió a oficialistas y opositores que acompañen la ley de moratoria, la ampliación del Presupuesto -prorrogado de 2019- y la esperada iniciativa de deuda en moneda extranjera bajo legislación local. El tigrense tiene un problema importante por los beneficios al dinamitado sector del turismo que impulsa el kirchnerismo -su espacio político- en la Cámara baja, con un dictamen que no declara la emergencia. Los enojos brotaron no sólo en radicales y macristas, sino también en usuales aliados del Frente de Todos en el Congreso. Varias provincias ya se pusieron en pie de guerra y el Senado mira con desconfianza lo que ocurre en la Cámara baja.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario