Diputados debatió proyecto para inscribir con la condición de detenido-desaparecido a trabajadores del sector privado

Política

El titular de la comisión de DDHH, el legislador del Frente de Todos, Hugo Yasky, consideró que que se trata de "una conquista que en el sector público se pudo concretar y todavía está pendiente en el área de los trabajadores del sector privado". 

La Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, que preside Hugo Yasky (Frente de Todos), comenzó a analizar este miércoles en una reunión informativa, un proyecto que propone la inscripción de la condición de detenido-desaparecido en los legajos de los trabajadores víctimas de terrorismo de Estado en relación de dependencia del sector privado.

Se trata de una iniciativa de la diputada mandato cumplido, Carla Pitiot, presentado en 2019. Al explicar los alcances del proyecto, Pitiot precisó que "muchos legajos de trabajadores desaparecidos siguen figurando con frases como cesantes o abandono del trabajo, como si hubiesen dejado de asistir por cuestiones personales".

"Este proyecto busca visibilizar esta situación que tiene que ver con socavar la libertad y la dignidad humana por eso buscamos la reparación", aseguró Pitiot.

Si bien había sido invitada al encuentro la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, no pudo participar "por cuestiones personales", aclararon fuentes parlamentarias, aunque envió una carta para respaldar el debate de la iniciativa.

Al abrir la reunión, Yasky sostuvo que se trata de "una conquista que en el sector público se pudo concretar y todavía está pendiente en el área de los trabajadores del sector privado" y en ese marco, rechazó las afirmaciones del expresidente Eduardo Duhalde sobre que en el país existe la posibilidad de una ruptura del orden constitucional.

Desde la Comisión de Trabajo por la Reconstrucción de Nuestra Identidad, Julián Scabbiolo, sostuvo que el trabajo de ese cuerpo "tiene que ver con recuperar los legajos de los trabajadores detenidos desaparecidos sobre el decreto de 2012" y puso de relieve que las empresas "han colaborado en las solicitudes, enviando la documentación: esta reparación es documental".

En representación de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Taty Almeida, pidió que el proyecto "se haga ley" y agradeció a la comisión "que hace 10 años trabaja para devolver la identidad y actualizar los legajos", tras anunciar que recibió el legajo de su hijo" y que "fue conmovedor". "Nuestros queridos detenidos desaparecidos que trabajaron en empresas privadas también tienen derecho", enfatizó al hablar ante los diputados.

Por su parte, Esteban Santamaria, recordó que su madre Cristina asesinada por el terrorismo de Estado, trabajaba en una empresa multinacional, y en su legajo aún figura como cesanteada.

En tanto, desde el gremio de trabajadores judiciales, el secretario de Derechos Humanos de la CGT, Julio Piumato, dijo que espera "su pronta sanción: no hay demasiado para debatir". "Esta es una política de Estado y esperemos que este año también pueda convertirse en ley: es cerrar un ciclo que empezó con la tarea de la comisión por la Reconstrucción de la Identidad", completó.

Si bien a través del Decreto 1199/2012 se dispuso la inscripción de la condición de detenido-desaparecido en los legajos de agentes de la Administración Pública Nacional, no sucedió lo mismo con el sector privado.

De acuerdo al proyecto, el trabajo de recuperación y reparación de legajos desarrollado por la Comisión de Trabajo por la Recuperación de Nuestra Identidad y del Archivo Nacional de la Memoria puso en evidencia la relevancia de este tipo de reparaciones en el contexto de las políticas públicas de Memoria, Verdad y Justicia de los últimos 10 años en nuestro país.

También participaron de la reunión Miguel Santucho (Abuelas), Victorio Paulón (integrante de intersindical de Derechos Humanos); Carlos Pisoni (Agrupación Hijos en la Mesa de Organismos de DDHH) y Urieta Marieta Russo (Sitraju-Tucumán) y la diputada nacional Josefina González, hija de un trabajador desaparecido durante la última dictadura.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario