El espionaje macrista llegó a The New York Times

Política

El periodista Hugo Alconada Mon publicó una columna en la que relata el espionaje perpetrado contra su persona, y enumera cinco enseñanzas que le dejó el episodio.

La trama de espionaje ilegal perpetrada por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) bajo el gobierno de Mauricio Macri llegó al diario The New York Times de la mano de uno de los propios espiados.

El periodista Hugo Alconada Mon publicó una columna en el medio estadounidense titulada “Las lecciones que aprendí del año que me espiaron”, en la que brinda detalles de las maniobras de espionaje contra su persona.

"Me espiaron mientras trabajaba una investigación que incomodaba al poder político y empresarial. Ahora sé que, mientras buscaban identificar las fuentes periodísticas que me ayudaron a revelar cómo fue el capítulo argentino del Lava Jato, una pesquisa sobre la corrupción en el país, me siguieron, analizaron dónde vivo, en qué automóviles me muevo, cuál era mi nivel de vida y hasta fueron a la casa de mis padres —dos jubilados por arriba de los 70 años—. Queda más por salir a la luz; por ejemplo, si evaluaron colocar una bomba en la puerta de mi casa”, comienza relatando Alconada Mon.

El periodista asegura que el proceso que le tocó vivir le enseñó cinco lecciones:

1. El espionaje es un atajo para los tramposos: "Los espías querían acceder a lo que de otro modo no tenían forma de saber de sus “objetivos”. Se trata de la tentación de obtener beneficios, muy rápido, por la vía de un atajo".

2. El espionaje es sistemático, no un simple caso aislado: "Este mecanismo delictivo integra una investigación de la justicia que lleva ya meses y se inserta dentro de un rompecabezas más amplio que incluye varios expedientes judiciales y una investigación bicameral del Congreso nacional y que evidencia los métodos antidemocráticos a los que ha recurrido la inteligencia argentina. Combinados, permiten vislumbrar que el espionaje ilegal no se acotó a unos pocos casos aislados, propios de algún funcionario desquiciado, sino que resultó una operación sistemática".

3. Promesas de cambio para que nada cambie: "Los gobiernos anunciaron reformas más o menos profundas, pero los problemas de fondo de la inteligencia argentina siguieron sin resolverse".

4. El espionaje es anárquico: "El espionaje argentino está disperso. Ni todos los que trabajan en la AFI son espías, ni todos los espías que deambulan por las calles o el ciberespacio trabajan para la AFI".

5. Es mejor prevenir que lamentar: "Si el espionaje es sistemático, recurrente y anárquico, entonces la opción más sensata para una figura pública es moverse dando por sentado que lo espían. No para sumirse en las fauces de la paranoia, pero sí para redoblar los recaudos. Y en el caso de los periodistas, para proteger a sus fuentes y encriptar sus teléfonos y computadoras".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario