Resiste Lomas dejar causa de espionaje y Araque, la enturbia

Política

Apuesta de los espías: cuestionar teléfonos y poner en duda origen de causa. Destino de la causa quedará en manos de Casación por tironeo de Comodoro Py.

El juez federal de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé rechazó entregar a Comodoro Py la causa de espionaje ilegal en la que están acusados exfuncionarios del macrismo, entre ellos la cúpula de la Agencia Federal de Inteligencia. En una pulseada feroz, por ahora, el expediente continuará en el conurbano aunque se espera que la siguiente estación sea la Cámara Federal de La Plata y que finalmente Casación decida la radicación final.

El magistrado rechazó un pedido de inhibitoria que hizo la jueza María Eugenia Capuchetti, en base a un orden de la Cámara Federal, que le había dicho a la magistrada que debía pedir el caso. Esto a raíz de una presentación de Gustavo Arribas por el lugar físico donde habrían ocurrido los hechos.

Augé sostuvo lo contrario y dijo que “el epicentro de la maniobra con la que se pretendió dar cobertura a las acciones prohibidas desplegadas, resultó una causa judicial de esta jurisdicción y fue aquí donde esos informes ideológicamente falsos fueron presentados y produjeron sus efectos”. “Además, del análisis de la documentación se advierte que las observaciones y seguimientos introducidos allí son significativamente más amplio. Augé consignó en su resolución otro detalle: “Paradigmático en este sentido resulta el despliegue de tareas que pueda haberse realizado sobre la Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, pues probablemente las acciones de inteligencia a su respecto nunca hayan tenido lugar en el ámbito de CABA”, dijo como contrataque.

La segunda ronda de indagatorias ya se activó y las líneas de investigación apuntan hacia Mauricio Macri como receptor de la inteligencia ilegal. “Esta investigación tiene un grado de avance muy importante, con más de veinte personas indagadas, a los que precisamente se agregaron Silvia Majdalani; Gustavo Arribas y Darío Nieto, a la espera del cumplimiento de dichas audiencias, para los días 6, 8 y 9 de octubre próximo y su posterior resolución de su situación procesal, resultando el dispendio jurisdiccional y retraso en la administración de justicia, otro baremo de importancia como para que la causa continúe radicada en esta jurisdicción”, advirtió el juez Augé. La pelea es a todo o nada.

Mientras tanto, ayer era el turno para que el exespía Leandro Araque comparezca como imputado vía Zoom. Se negó a responder preguntas sobre el espionaje ilegal, aunque rebatió la acusación en su contra atacando una de las pruebas fundamentales del caso: su teléfono celular, de donde se obtuvieron profusas pruebas. El imputado insistió en que el aparato fue manipulado y que no se garantizó la cadena de custodia. Igual que Facundo Melo. Es la estrategia que se trazaron los imputados. El teléfono de Araque había sido secuestrado en otra causa. El juez Federico Villena lo recuperó y halló el material intercambiado por los espías. Araque insistió en que respondían a una estructura verticalista, que cumplían las ordenes de los jefes que a su vez dependían de Arribas y Majdalani. Araque también cuestionó la apertura irregular de los teléfonos de Melo y criticó el accionar de Villena, que destapó el escándalo. Cuestionó al igual que Melo que en el origen de la causa, se le hubiera “dado verosimilitud” a los dichos del narco conocido como “Verdura” Rodríguez. “Esa declaración (de Verdura ) es falsa, nunca se reunió con Melo, nunca estuvo en el primer piso del estudio de Melo , porque ese primer piso no existe”, ejemplificó Araque al rebatir el origen de la causa. El mundo del espionaje y de los servicios de inteligencia pugnan por instalar esta posibilidad con el objetivo de intentar generar una nulidad en cadena con respecto a los elementos recolectados hasta el momento.

La versión del mundo del espionaje consiste en afirmar que las imágenes de las cámaras de seguridad de la amenaza contra el ex-AFI José Luis Vila no coinciden con el físico y la vestimenta del narco.

Ante los fiscales por vía remota también declararon ayer el empresario Cristóbal López y el contador Daniel Pérez Gadín como víctimas del espionaje en su capítulo penitenciario.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario