Tensión en barrio aeronáutico por desalojo y destitución de militar

Política

El predio de 300 casas que administra la Fuerza Aérea Argentina tiene un foco de conflicto en unas 140 unidades habitadas que están en distintas etapas del proceso de desalojo. El dato reciente; la sanción con baja de la fuerza que recibió la suboficial auxiliar Lidia Moreyra, crispó el humor de las familias de un barrio que desde 2013 soporta las advertencias de desalojo. 

El Barrio Aeronáutico de El Palomar vuelve a ser noticia por un desalojo que terminó además con la destitución de la suboficial que habitaba una de las viviendas.

El predio de 300 casas que administra la Fuerza Aérea Argentina tiene un foco de conflicto en unas 140 unidades habitadas que están en distintas etapas del proceso de desalojo. El dato reciente; la sanción con baja de la fuerza que recibió la suboficial auxiliar Lidia Moreyra, crispó el humor de las familias de un barrio que desde 2013 soporta las advertencias de desalojo.

El fundamento de la Fuerza Aérea es que requiere esas casas para asignarlas al personal que está en servicio en la base y en unidades aéreas próximas. Las carta documento de la institución ordena a quienes la reciben a que “en el plazo perentorio de 15 días corridos proceda a la entrega del inmueble bajo apercibimiento de configurarse la falta disciplinaria de desobediencia”. Para la suboficial Moreyra, residente en la vivienda oficial de la calle Villar 52 del Barrio Aeronáutico, todo terminó de la peor manera. Habitaba, con pago de alquiler, esa propiedad desde 2004, recibió carta documento ordenándosele que dejara la unidad bajo apercibimiento de encuadrarla en falta disciplinaria.

Por razones médicas (cáncer) acreditadas en su carpeta de sanidad no cumplió en tiempo y forma y el servicio jurídico de la fuerza llevó el caso a los tribunales en lo contencioso administrativo federal que finalmente dispuso el desalojo. Al mismo tiempo en el área militar se ordenó la confección de un Legajo Disciplinario y las autoridades de la Dirección de Bienestar del Personal de la Fuerza Aérea le impusieron una sanción gravísima (destitución) entendiendo que desobedeció la orden de restituir la vivienda oficial de la calle Villar. La suboficial Moreyra, quien padece una enfermedad grave que la dejó en silla de ruedas, se quedó sin haber, sin obra social y trabajo, resultado de la destitución.

Mañana en el edificio Cóndor, sede del comando general de la fuerza, se reunirá el Consejo de Disciplina integrado por el subjefe del arma, brigadier mayor Hugo Shaub, el inspector general de la fuerza, brigadier mayor Sergio Larssen y el director de Material, brigadier Pablo Solé para analizar el pedido de revisión de la sanción que interpuso la suboficial Moreyra. La sancionada también peticionó al ministerio de Defensa que las audiencias de revisión sean presenciadas por Eduardo Yazbeck Jozami, director de derechos humanos de la cartera que dirige Taiana. Otros vecinos del barrio, civiles y personal retirado buscan abrir una línea de negociación política con intervención municipal para detener la presión por desalojos. La calle Villar donde reside la suboficial Moreyra fue escena de un amplio operativo policial en abril pasado. Un integrante de la Policía de la Ciudad habitante del barrio Aeronáutico se atrincheró en su casa por un conflicto familiar y debieron llamar al Grupo Halcón que finalmente logró reducirlo.

Dejá tu comentario