Solicitan que declare psiquiatra "coaccionado"

Política

El profesional habría dejado de atender a exfuncionario por presiones del gobierno anterior. Buscaron "desestabilizarme emocional y psíquicamente", afirmó Roberto Baratta.

Un exfuncionario denunció que su psiquiatra dejó de atenderlo tras recibir amenazas durante el Gobierno de Mauricio Macri. Buscaron “desestabilizarme emocional y psíquicamente”, afirmó Roberto Baratta.

Según consta en varios expedientes judiciales, las maniobras de extorsión, seguimientos ilegales y aprietes a exfuncionarios y empresarios durante el gobierno de Macri tuvieron lugar en diversos escenarios y con un sin número de mecanismos. Las bandas de espionaje clandestino y los sectores de la política y la Justicia parecieron actuar sin ningún tipo de límites durante los cuatro años de la gestión Cambiemos, lo que quedaría aún más al descubierto en caso de comprobarse una nueva denuncia presentada en la causa que instruye el juez Alejo Ramos Padilla.

Baratta, exnúmero dos del Ministerio de Planificación y víctima de la banda de Marcelo D´Alessio, hizo una presentación en los tribunales de Dolores en la que asegura que presionaron a su psiquiatra para que dejara de atenderlo y medicarlo. Según dijo en el escrito, ejercieron una “coacción” sobre su expsiquiatra Orlando Barrionuevo “para tratar de desestabilizarme emocional y psíquicamente”.

Barrionuevo es el profesional que atendió a Baratta desde mediados de 2016 y siguió recetándole medicación tras su detención en el penal de Marcos Paz, el 19 de octubre de 2017. Según la denuncia, el 9 de marzo de 2018, dos días después de recuperar su libertad por primera vez se comunicó con él para tener una sesión y establecer cómo continuaba con el tratamiento. Sin embargo, Barrionuevo le respondió que no podía atenderlo porque “lo ponía en riesgo” y le reveló que había recibido “instrucciones” y “amenazas” para que no lo atendiera más.

En su presentación, el exfuncionario pidió que la Justicia llame a declarar al psiquiatra para que cuente quienes y cómo lo amenazaron. “Dada la trayectoria y experiencia del profesional, incluso escribió muchos libros, descarto que su decisión haya sido tomada unilateralmente, dado los problemas e inconvenientes que la misma podría significar para el ejercicio de su profesión dado el abandono de persona en el que incurrió”, advierte el escrito.

Pero el caso de Baratta no es el único. Mateo Corvo, otra víctima de la banda de D´Alessio, que también estuvo preso en Marcos Paz y era atendido por Barrionuevo denunció que a él dejó de atenderlo por los mismos motivos. Con el patrocinio del abogado José Manuel Ubeira, Corvo presentó un escrito en Dolores en el que afirma: “La profundidad de la relación promiscua entre los organismos de inteligencia y la instrucción del proceso que soporto, incluyó, por ejemplo, la exitosa coacción ejercida contra mi psiquiatra para que dejara de atenderme. (…) El profesional me comunicó por WhatsApp que “se veía en la obligación de no poder atenderme; que así se lo indicaron e hicieron saber; que tenía que despedirse bruscamente de mi”. Cuando Corvo le pidió explicaciones sobre quién lo estaba presionando, respondió: “Mateo, sobre este punto tengo que estar en silencio. (…) No puedo decir más”.

Si bien ambas presentaciones fueron realizadas en la causa que instruye Ramos Padilla, Baratta denunciará el hecho también en el expediente que cursa en Lomas de Zamora, donde se presentó como querellante. El objetivo es determinar cuál de las bandas de espionaje ilegal que operó durante el macrismo llevó adelante la maniobra que lo dejó sin atención psiquiátrica.

Dejá tu comentario