Pampuro, el ariete K, segundo en el Senado

Política

Senado consagrará mañana a José Pampuro como su nuevo presidente provisional y terminará de elegir al resto de las autoridades de esa cámara. La sesión, que se realiza una vez por año en el mes de febrero -de acuerdo con el reglamento- trasciende esta vez a ese cuerpo habida cuenta de que se está colocando al ex duhaldista como tercero en la línea de sucesión presidencial, como fija la ley de acefalía.

Fuera de ese acto, ya definido desde diciembre pasado, no habrá demasiados reacomodamientos. El plato fuerte de la sesión lo prometían los nombramientos del secretario parlamentario y el administrativo del Senado, donde se esperaba un avance de Cristina Fernández de Kirchner sobre Daniel Scioli al reclamar esos puestos. Pero todo indicaba ayer que no habrá pelea.

Quedarán así José Estrada encargado del área parlamentaria y Carlos Machiaroli en la administrativa.

Estrada
había sido el blanco de Cristina Kirchner a fin del año pasado, cuando la senadora bonaerense cargó contra Scioli por el episodio en el que, alegó, se cometió el error de nombrar al socialista Rubén Giustiniani en la Comisión de Justicia y Asuntos Penales, y luego por una resolución se lo removió para nombrarla a ella en su lugar, sin que la primera dama hubiera estado enterada del asunto. Resultado: Cristina acusó a Scioli y a Estrada de hacerla pagar el costo político de haber desplazado a Giustiniani.

La historia nunca terminó de aclararse, pero pareció en ese momento que Estrada tenía los días contados. Lo cierto es que este último había llegado a ese cargo no por indicación de
Scioli, sino con el apoyo de Miguel Pichetto, el presidente del bloque oficialista que la tarde en que Cristina K cruzó a Scioli en el recinto prefirió bajar la cabeza y no aclarar si le había pedido o no por teléfono a Estrada que se incluyera a la esposa del Presidente en la Comisión de Justicia en lugar de Giustiniani, como establece el reglamento que deben hacerse esos cambios.

De todas formas, anoche parecía que toda esa historia se había olvidado, sobre todo por una información que hace tiempo circuló por el gobierno:
no ayudaron a la pareja presidencial las imágenes de Cristina K atacando al vicepresidente de la Nación transmitidas por canales de televisión y sobre un tema que pareció una interna legislativa por un avance del gobierno sobre otro poder.

El caso de
Machiaroli parecía correr por caminos similares. El kirchnerismo hacía tiempo que estudiaba cómo acceder al verdadero control del Senado que en este caso sí está en un hombre de confianza de Scioli. Todo se desactivó también, supuestamente, a tiempo, aunque algunos senadores le complicaron ayer el día: un grupo encabezado por los justicialistas Guillermo Jenefes, Marcelo López Arias y Carlos Reutemann y la disidente puntana Liliana Negre de Alonso, más empleados que habitan el cuarto piso del Palacio le enviaron una nota la semana pasada en la que protestan formalmente por la falta de refrigeración en ese piso, algo que se volvió insoportable en los últimos días.

• Sin solución

En ese mismo piso sufren el calor otros oficialistas como Alicia Kirchner, Rubén Marín, Silvia Gallego, Marina Riofrío o Adolfo Rodríguez Saá, pero éstos prefirieron no firmar el petitorio. La carta fue enviada el pasado 16 y ayer aún no había solución. Y no la habrá por bastante tiempo. La historia dice que los dos equipos que refrigeran ese piso se rompieron -uno hace cinco años y el otro hace seis mesesy repararlos requiere llamar a una licitación por $ 1,2 millón. El problema afectó también al recinto de sesiones, pero allí se pusieron cuatro splits de emergencia.

Esas internas domésticas, de todas formas, no serán las únicas que se ventilarán mañana. El chubutense
Marcelo Guinle se despidió la semana pasada de su cargo como presidente provisional del Senado que en el pasado fue ocupado largamente por Eduardo Menem. Pasa, a cambio, a ocupar la Jefatura de la Comisión de Acuerdos, después que el gobernador chubutense, Mario Das Neves, recomendara al Presidente que no se lo premiara más con ese puesto por internas provinciales.

Mientras tanto, su sucesor quiso alejar ayer cualquier posibilidad de rispidez por su nombramiento tanto con
Guinle como con Scioli: «Para la elección de las autoridades de la Cámara, yo estoy propuesto y descuento que los compañeros senadores me van a apoyar», dijo Pampuro para confirmar su nombramiento. Desestimó luego versiones sobre problemas con Scioli: «Eso lo he leído en algunos medios, pero desconozco esa situación. Para nada es una situación que se haya planteado. Creo que es una especulación de algunos interesados en que esta relación entre el presidente Kirchner y el vice pueda afectarse. Hoy parecería que tienden a trabajar en conjunto», dijo.

Y en su primera interpretación como vicepresidente provisional, arrancó cometiendo un error, producto quizás de empeño en cumplir con la Casa de Gobierno:
«El miércoles les daremos instrucción concreta al Poder Ejecutivo y a la Cancillería para que recurran a la Corte Internacional de La Haya», sentenció.

Dejá tu comentario