Se complica plan para suspender las PASO: UCR a interna con PRO

Política

Los gobernadores radicales le quitan apoyo al proyecto de cancelar las primarias y unifican rechazo de Juntos por el Cambio. Máximo ya definió posición. Se aleja opción de posponer fecha de comicios.

Se cayó el plan para suspender las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias de agosto. El miércoles por la noche, en la Casa de Corrientes en la Capital Federal, los gobernadores radicales Gustavo Valdés (Corrientes) y Gerardo Morales (Jujuy) unificaron posiciones con Juntos por el Cambio para sostener la PASO y dirimir ante el PRO de Horacio Rodríguez Larreta las candidaturas para legisladores nacionales.

El acuerdo para bloquear la suspensión de la PASO, un pedido impulsado por los gobernadores peronistas que en principio tuvo aval de sus pares de la UCR, se terminó de rubricar en secreto el jueves a primera hora de la mañana en un desayuno confidencial que reunió en Vicente López a Rodríguez Larreta con Morales y Valdés. Los mandatarios UCR venían de celebrar una cumbre en la Casa de Corrientes junto a otros radicales como Ernesto Sanz, Mario Negri, José Cano, Inés Brizuela, y los bonaerenses Maximiliano Abad y Daniel Salvador. Allí se acordó que utilizarán las PASO para definir ante el macrismo el armado del tramo nacional de las boletas para las elecciones legislativas de octubre.

En aquellos distritos donde haya acuerdo entre la UCR y el PRO, se confeccionará una lista de unidad. Si hay diferencias en cuanto al armado de la boleta, irán a primarias. Ese fenómeno ocurre en provincias como Entre Ríos donde el radical Atilio Benedetti rechazó el tercer lugar en la boleta de candidatos a diputados nacionales que, desde la óptica del PRO, debería encabezar Rogelio Frigerio. “El macrismo nos están empezando a caminar los patios de atrás en todas las provincias donde el radicalismo tiene más estructura y armado territorial”, se quejó ante Ámbito un jerarca radical.

La suspensión de la PASO había nacido como una reclamo de los gobernadores peronistas encabezados por Juan Manzur (Tucumán), Sergio Uñac (San Juan) y Jorge Capitanich (Chaco) pero con apoyo de sus pares de la UCR, Morales y Valdés. Sin embargo, ni Alfredo Cornejo, titular de la UCR, ni Rodríguez Larreta o Patricia Bullrich, presidenta del PRO, respaldaban esa iniciativa. Alberto Fernández y Santiago Cafiero delegaron entonces el reclamo en el Congreso supeditado a un acuerdo político con Juntos por el Cambio. Los gobernadores presentaron en Diputados un proyecto de ley de suspensión por única vez de la PASO a raíz de la emergencia sanitaria cuyo tratamiento fue incluido por la Casa Rosada en las sesiones extraordinarias pero que no tiene fecha de tratamiento. A pesar del aval de Sergio Massa, en el bloque del Frente de Todos donde manda Máximo Kirchner no están dispuestos a impulsar el debate. La Cámpora también apela a la PASO como mecanismo para limitar la lapicera de los gobernadores a la hora de inscribir candidatos ante la justicia electoral y es una herramienta que buscan preservar.

Ahora sin los votos de los diputados UCR que responden a Morales y Valdés y con Juntos por el Cambio unificado en su rechazo a la suspensión de las primarias se esfuma la posibilidad de suspender la PASO a través de una ley en el Congreso. Los gobernadores radicales de Jujuy y Corrientes se suman así a Rodríguez Larreta (CABA) y Rodolfo Suarez (Mendoza), los otros mandatarios de Juntos por el Cambio que ya se habían manifestado en contra de suspender las primarias. En la reunión del jueves por la noche en la Casa de Corrientes, la única alternativa “abierta a debate” que consideraron los gobernadores, legisladores y dirigentes de la UCR allí reunidos fue posponer la fecha de la PASO a septiembre y la general a octubre. Pero quedó descartado aportar votos en Diputados para suspenderlas.

El giro de los gobernadores radicales, que antes apoyaban la suspensión, obedece a la decisión del partido, presidido por el radical Alfredo Cornejo, de disputar las candidaturas con el PRO en el territorio a través de las primarias. Así esperan sumar bancas en la próxima elección y ganar peso político dentro de la alianza de cara a la definición del candidato presidencial 2023. El radicalismo está en un proceso de reordenamiento interno donde la oposición dura de Cornejo debe ensamblarse con las urgencias de gestión que enfrentan los gobernadores radicales en medio de la pandemia.

El gobierno nacional ya había analizado el futuro de la PASO el jueves durante un almuerzo en Casa Rosada entre el Presidente, Massa, Máximo, Cafiero y Eduardo "Wado" De Pedro.

Durante el encuentro se plantearon "tres posibles escenarios" de cara a las primarias que actualmente se desarrollarían el segundo domingo de agosto mientras que la elección general de los comicios legislativos serían el cuarto domingo de octubre. Pero ante la negativa de los gobernadores radicales a suspender las PASO se trabajó en la posibilidad de postergar la fecha las PASO para el último domingo de octubre y realizar la elección general en noviembre, lo que permitiría que esté avanzada la campaña de vacunación y así tener recorrido un periodo de inmunización mayor de la sociedad.

Ayer Massa volvió a referirse a la posible suspensión de las PASO y aseguró que prefiere "gastar en vacunas" antes que en boletas. "Hay que sentarnos a la mesa entre las fuerzas políticas con la responsabilidad de entender que más allá del proceso electoral está en juego la salud de los argentinos", manifestó el titular de la Cámara Baja. El líder del Frente Renovador agregó: "Entre gastar en boletas o gastar en vacunas, prefiero gastar en vacunas. Serían 20 millones de vacunas".

Temas

Dejá tu comentario