Vacunas: piden que Ginés informe en el Congreso y no en "careo privado" con algunos opositores

Política

Distintos bloques habían accedido en un principio al convite para disponer de mayor información, tras semanas de juego a las escondidas. Sin embargo, la jefatura del interbloque anti-K rechazó el cónclave en las últimas horas. Se tensa aún más el regreso al trabajo "real" para la semana próxima.

El careo “en privado” que iba a tener el ministro de Salud, Ginés González García, con algunos legisladores opositores y del oficialismo con respecto a las vacunas contra el coronavirus se trabó en las últimas horas, tras la decisión del principal interbloque opositor, Juntos por el Cambio, de no asistir al convite y forzar la presencia del funcionario en el Congreso para que explique el ramillete de tropelías del Gobierno en relación con el tema.

Ayer, Ámbito dio a conocer que tras largas semanas sin respuestas de González García, y a través del presidente de la comisión de Acción Social y Salud Pública de Diputados, Pablo Yedlin (Frente de Todos), el ministro iba a recibir el martes próximo en su despacho a legisladores oficialistas y opositores. Horas después, el interbloque que comanda el radical Mario Negri (UCR) junto a Cristian Ritondo (PRO) y Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica) frenó el convite.

“Entendemos que tiene que venir al Congreso a dar toda la información y de manera pública, no a puertas cerradas. No necesita que le regalemos la protección del Ministerio. Los pedidos para que venga a la comisión se siguen acumulando”, resumió anoche un encumbrado dirigente macrista a este diario. Yedlin, quien había empujado la reunión, criticó en las últimas horas la modificación de postura de los legisladores opositores.

A mediados de diciembre pasado, por caso, las diputadas Graciela Ocaña y Carmen Polledo -vicepresidenta de la comisión de Salud-, entre otras, solicitaron al Ejecutivo información sobre la vacuna rusa “Sputnik V” y que indique si “prevé realizar este tipo de viajes hacia otros países productores de otras vacunas contra el covid-19 y brinde precisiones sobre esos otros viajes, indicando la fecha e individualizando a las personas que vayan a viajar”.

Las diputadas también precisaron datos sobre “si el motivo del viaje a la Federación Rusa tiene que ver con el hecho de que la vacuna ‘Sputnik V’ no ha obtenido la aprobación correspondiente de instituciones regulatorias de otros países como la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) o la Agencia Europea del Medicamento (EMA)”.

Ocaña y Polledo además exigieron que se “especifique dónde se van a producir las dosis de la vacuna que adquirirá la Argentina, dado que la legislación de la Federación Rusa impide que la producción de vacunas de ese país sea exportada”, y que se “indique, para el caso de que la producción y distribución de la vacuna ‘Sputnik V’ se efectivice a través de un laboratorio, cuáles son los antecedentes dentro de la ANMAT de dicho laboratorio”.

Días atrás, Ocaña y la radical Claudia Najul manifestaron la necesidad de que el Ministerio de Salud diera a conocer, con el primer lote de Sputnik V en el país, “el motivo por el cual se han recibido ofertas de montos tan disimiles en relación a este proceso licitatorio” de distribución, “considerando que Correo Argentino ofertó un monto de $212 millones, mientras que ‘Andreani’ ofertó $ 757 millones -y se quedó con la logística-, y OCA, por $1309 millones”.

Otra diputada radical, Dolores Martínez, pretende conocer el procedimiento “una vez finalizada la vacunación a los segmentos poblacionales definidos como esenciales”. En esa línea, preguntó al Ejecutivo: ¿Cómo se proseguirá con la selección de grupos a vacunar? ¿Se aplicará a aquellas personas que, por motivos de edad, enfermedades preexistentes, embarazos o algún otro causal, presenten características diferenciales y por tal motivo, no se encuentren abarcados por los resultados alcanzados en los análisis de seguridad y eficacia o para quienes no resulten concluyentes?”.

Martínez quiere también los informes a las comisiones de Salud de Diputados y del Senado, y los giros de estas cuestiones a la Auditoría General de la Nación (AGN); “qué plazos insumirá el proceso de vacunación completo”; “cuál es el criterio de distribución geográfica de la vacuna; “cuál es el criterio de priorización poblacional” y “cuál será el rol de las Fuerzas Armadas en dicho procedimiento”, entre otras cuestiones.

La discusión que se da entre oficialismo y oposición apunta no sólo a las volteretas del Gobierno con respecto a la Sputnik V, sino también a la ley que apuró la Casa Rosada meses atrás para blindar la vacuna de Pfizer, cuya negociación por ahora se encuentra trabada y ante las puertas de un papelón si los últimos movimientos realizados no llegan a buen puerto.

Dudas

Detrás de todo este vaivén se asoma el regreso “real” al trabajo en comisiones y recinto en Diputados -semana próxima-, ya que junto al Senado se tomaron vacaciones durante las primeras dos semanas de sesiones extraordinarias convocadas por Alberto Fernández. De hecho, ya se sabía antes de fin de año que durante 15-20 días no habría movimientos.

En la Cámara baja, el clima es más tenso debido a que las ganas de reactivar para mostrar “trabajo” chocan con la fila de leyes cristinistas que esperan sanción y que aún no tienen los votos: las más que polémicas reforma judicial -festín de cargos y colonización- y modificación del Ministerio Público, que busca desactivar los dos tercios a la hora de elegir al procurador general y suavizar reglas para echar fiscales.

Dejá tu comentario