Telerman, gobernante a la busca de gabinete

Política

Una tensa negociación con el oficialismo complicaba ayer a Jorge Telerman, quien a cuarenta días de la destitución de Aníbal Ibarra, no termina de armar la estructura de su gabinete que definirá, además de la impronta de su gestión, cuáles serán sus aliados mientras gobierne.

En esa búsqueda, el jefe de Gobierno porteño mantuvo en las últimas horas conversaciones con kirchneristas para aplacar el tenor de la puja, que el martes había cobrado sus máximos decibeles, cuando se cortó en malos términos una reunión con legisladores del albertismo. Pero, también Telerman mantuvo tenidas con el segundo de Mauricio Macri en el partido Compromiso para el Cambio, Horacio Rodríguez Larreta (h) y con el legislador porteño y titular del ARI Capital, Fernando Melillo.

  • Noticias

    Excepto la visita de Melillo, que el arismo entendió como la preparación de una reunión que se dará en las próximas semanas con esa bancada en pleno, el resto alborotó a propios y ajenos.

    Ese clima ebullicía anoche entre macristas y aliados, siendo estos últimos los peronistas que acompañan a Compromiso para el Cambio y Recrear con el bloque Juntos por Buenos Aires, que preside Diego Santilli.

    Es que les han llegado dos noticias. Una es que Telerman piensa en una reunión con el propio Macri y otro, que en la visita de R. Larreta se habría hablado de puestos que quiere recuperar el macrismo en la administración porteña y otros llenar. Por ejemplo, aseguran que buscan la conducción del Instituto de la Vivienda, la incorporación de un director en el Banco Ciudad que les corresponde por proporcionalidad política y que se mantengan sus aliados en los cargos que los dejó Aníbal Ibarra, como en el directorio de subterráneos y otros organismos descentralizados. Nada de eso incluiría al peronismo macrista, que se ve desairado desde sus propias filas y por Telerman.

  • Expectativa

    Cuestiones de promesas y repartos, que le traen ahora dificultades al jefe de Gobierno cuando debe completar con nombres la grillas de cada ministerio. Al parecer sólo Hacienda, a cargo de Guillermo Nielsen, sería el área blindada, exclusiva para que el economista que integró equipos con Roberto Lavagna y mantiene intacta su relación radical con Jesús Rodríguez, defina cuál es su equipo.

    Si bien el kirchnerismo se ha negado a integrar las primeras filas del gobierno porteño -apenas Daniel Filmus prestó al ministro de Educación, Alberto Sileoni- algunas subsecretarías, varias direcciones y cargos en organismos externos estaban a la expectativa del oficialismo.

    Hasta ahora Telerman se dedicó al armado del organigrama del gobierno que publicó esta semana en el boletín municipal, pero no ha confirmado las cerca de 150 renuncias -sólo algunas, como la del ex secretario de Justicia, Javier Fernández Moore o, de la síndica Marcela Sánchez de Bustamante-, ni rechazado, que ha pedido hace más de diez días. Por el momento nombró al ministro de Producción, Enrique Rodríguez, como presidente ad honoren de la Corporación Sur de Buenos Aires, un organismo descentralizado que dirigía ese funcionario ahora ministro y que seguirá así a cargo para no descuidar los emprendimientos que tiene en marcha el instituto. Intransigentes kirchneristas, como los legisladores Miguel Talento y Diego Kravetz, terminaron en no amables términos los acuerdos con el gobierno porteño, donde Telerman está representado por el secretario Legal y Técnico, Sergio Beros y el ministro Enrique Rodríguez. Ese juego de «todo o nada», para conformar a las diferentes porciones del oficialismo local, quedaba finalmente relegada a intercambios de llamados telefónicos.

    Sin embargo, el lunes, aseguraban los voceros del gobierno de la Ciudad, «estará todo resuelto». Esos portavoces a la vez señalaban que «Telerman ha resistido las presiones y logrado terminar de armar el gobierno a pesar de las dificultades que hubo en el medio, como el conflicto con los trabajadores bolivianos».
  • Dejá tu comentario