UCR: nuevo titular de diputados divide más a la oposición

Política

El rionegrino Fernando Chironi fue elegido ayer presidente del bloque radical, cargo que ocupará desde el próximo 10 de diciembre. La decisión se tomó en una reunión de dos horas y media de la que no participó el principal contrincante de Chironi para el cargo, el chaqueño Angel Rozas. La convocatoria no fue total: de los 40 diputados con que contará la bancada UCR desde diciembre, sólo concurrieron 26.

La decisión que allí se tomó mucho tiene que ver con el perfil que mantendrá el radicalismo en su relación con el gobierno. Mientras Rozas encarnaba la oposición al kirchnerismo, la posición de Chironi aparecía más condescendiente con el movimiento de gobernadores radicales que no quieren estar demasiado lejos del calor de la Casa Rosada.

Como ejemplo de esa crisis de identidad, Rozas envió ayer una carta a Horacio Pernasetti, que hasta ahora preside la bancada UCR, con el título «No voy a aceptar que al radicalismo quieran manipularlo los que no tienen votos».

En un durísimo lenguaje Rozas atacó: «Jamás me subordinaría a las componendas de los señores Rafael Pascual (que organizó en el Congreso la mayoría para colocar a Chironi en la presidencia del bloque), Enrique «Coti» Nosiglia o Luis «Changui» Cáceres, quienes pretenden detrás de bambalinas armar «su» mesa de conducción en el bloque de diputados», dijo. No sólo apuntó a la pelea por la presidencia del bloque, sino al perfil político que deberá asumir la UCR desde ahora: «No voy a dejar que algunos operadores políticos de Buenos Aires me fijen agenda de trabajo ni los pasos a seguir en el plano legislativo porque seguramente buscarán apoyarse más del lado del centralismo y al calor oficial, que no duda en poner sus fichas para suprimir a la oposición».

Rozas
se quejó allí de no haber sido consultado en reuniones anteriores y prefirió estar ausente en la elección: «Voy a estar con los radicales a la intemperie en la vereda de enfrente», sentenció.

Rozas
quería ocupar la titularidad del bloque, disputándole el cargo a Chironi y además buscaba dejarle la presidencia partidaria a Margarita Stolbizer o al mendocino Roberto Iglesias, ambos de perfil opositor al gobierno de Kirchner.

• Peso propio

Pero los gobernadores radicales hicieron sentir su peso la semana pasada y liderados por el mendocino Julio Cobos llamaron a una conferencia de prensa donde dejaron trascender que estaban dispuestos a mantener una estrecha relación con el gobierno al proclamar que el partido debe constituirse en una «oposición constructiva».

Cobos
fue más allá y afirmó que si el gobierno nacional convoca a un hombre del radicalismo para ocupar un cargo en el Ejecutivo la UCR «debe dárselo». Desde ese momento estalló la guerra con el otro mendocino, Iglesias, y se reforzó la idea de Rozas de mantenerse firme en su pretensión a la presidencia del bloque.

Por eso ahora los gobernadores comenzarán a discutir con los candidatos a presidir el Comité Nacional la posibilidad de llegar a un acuerdo sobre el rol que debe asumir la UCR frente al gobierno nacional y de qué manera se debe reconstruir la unidad partidaria.

Es algo similar a lo que sucede con el bloque de la Cámara baja -segunda fuerza en Diputados-,
que ahora tendrá que debatir si avanzará hacia una posición opositora al gobierno o «constructiva» como quieren los gobernadores. Ayer ganó con Chironi esta última postura, pero lo cierto es que la bancada radical quedó dividida con la decisión.

Dejá tu comentario