Espectáculos

Segunda "Angry Birds" cumple con su módico entretenimiento

El videojuego original, del estudio finlandés Rovio, fue un boom hace una década.

Lejos de la fiebre del videogame original que arrasó hace casi una década, pero no tanto de la primera película, que en 2016 recaudó casi 400 millones de dólares, volvieron los “Angry Birds” con argumento y director renovados. Rovio, el estudio finlandés a cargo de esta exitosa producción, esta vez contrató al ganador del Emmy, Thurap Van Orman. para darles vida a sus pájaros y cerdos de colores, aunque lo cierto es que, como era previsible, el realizador estrella de Cartoon Network –por “The Marvelous Misadventures of Flapjack”- tuvo que limitarse a preservar las características del juego y la película original, que a decir verdad era bastante divertida y contenía buenos chistes visuales.

La trama, esta vez, no tiene mucho que ver con el videogame, lo que por un lado no está mal para evitar la mera repetición. Ahora, a la isla de los pájaros y su guerra contra la de los cerditos, se agrega una tercera isla enemiga, la de Zeta y sus aguiluchos letales, lo que determina que los personajes que todos conocemos tengan que hacer una tregua y unirse contra un enemigo común. La película es razonablemente entretenida y tan colorida como la original, y el mayor punto débil es que hay un poco de copia a los Minions de “Mi villano favorito”.

“Angry Birds 2: la película” (“The Angry Birds Movie 2”, Finlandia-EE.UU., 2019). Dir.: T. Van Orman. Animación.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario