28 de mayo 2024 - 17:38

Neuralink, de Elon Musk, está buscando inscribir pacientes en un estudio sobre implantes cerebrales

Se calcula que el estudio, en el que participarán pacientes de entre 22 y 75 años con una afección conocida como tetraplejia o cuadriplejia, finalizará en 2026 y concluirá por completo en 2031.

Neuralink, de Elon Musk, está buscando inscribir pacientes en un estudio sobre implantes cerebrales

Neuralink, de Elon Musk, está buscando inscribir pacientes en un estudio sobre implantes cerebrales

Neuralink, empresa de neurotecnología estadounidense cuyo propietario es Elon Musk, tiene intenciones de inscribir a tres pacientes para evaluar su dispositivo en un estudio que tardará varios años en completarse, de acuerdo a la base de datos de ensayos clínicos del gobierno estadounidense.

Neuralink está probando su implante para dar a los pacientes paralíticos la capacidad de utilizar dispositivos digitales con sólo pensar, una perspectiva que podría ayudar a las personas con lesiones medulares. Se calcula que el estudio, en el que participarán pacientes de entre 22 y 75 años con una afección conocida como tetraplejia o cuadriplejia, finalizará en 2026 y concluirá por completo en 2031.

Quiénes pueden ser elegibles para el estudio

Según los criterios de elegibilidad publicados en la base de datos, los pacientes deben tener movilidad limitada sin mejoría durante al menos un año, con una esperanza de vida mayor o igual a 12 meses.

Los pacientes elegibles deben tener muy limitado o nulo el movimiento de manos, muñecas y brazos debido a una lesión medular o a un trastorno neurológico denominado esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

El estudio se registró el lunes como el "primer estudio de viabilidad temprana en humanos". Los estudios de viabilidad temprana están exentos de la obligación de publicar los detalles del ensayo en ClinicalTrials.gov, el sitio web de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, pero las principales revistas médicas suelen exigir que los ensayos se registren en la base de datos.

The Wall Street Journal informó a principios de mes que más de 1.000 tetrapléjicos se habían inscrito en el registro de pacientes de Neuralink. El estudio utiliza un robot para colocar quirúrgicamente un implante de interfaz cerebro-computadora (ICC) en una región del cerebro que controla la intención de moverse, había dicho Neuralink.

En enero, Neuralink implantó el dispositivo en el cerebro de su primer paciente, Noland Arbaugh, paralizado de hombros para abajo debido a un accidente de buceo en 2016. El dispositivo ha permitido a Arbaugh jugar a videojuegos, navegar por Internet y mover el cursor de un ordenador portátil con solo pensar, según las publicaciones y vídeos del blog de la empresa.

El chip de Neuralink presentó fallas en su primer paciente implantado

Ya pasaron tres meses desde que Neuralink instaló con éxito un implante cerebral en su primer paciente humano, sin embargo, no todo salió como lo previsto. El dispositivo desarrollado por la firma de Elon Musk, colocado en Noland Arbaugh, el joven tetrapléjico intervenido, comenzó a presentar ciertas fallas y despertó preocupación entre los médicos.

Según la empresa, algunos de los hilos electrodos del dispositivo empezaron a despegarse y desconectarse del tejido cerebral del joven que quedó paralizado de los hombros para abajo tras sufrir una lesión medular. El implante fue instalado el pasado 29 de enero.

Los científicos consideraron retirar el chip implantado debido a las diversas fallas, lo cual desalentó a Arbaugh ante la posibilidad de perder las mejoras que el dispositivo le ha aportado a su vida diaria. “Al principio no sabían qué tan grave sería. Pensé que todo terminaba, que la experiencia estaba llegando a su fin”, relató el paciente.

En este sentido, añadió: “Fue muy, muy duro, pensar en tener que renunciar a todas las cosas increíbles que era capaz de hacer. Lloré mucho”.

Este dispositivo busca ayudar a los pacientes con parálisis a controlar tecnología externa utilizando solo su mente. Cada chip, del tamaño de una moneda, estaría equipado con más de 1.000 electrodos capaces de monitorizar la actividad cerebral y estimularlo a base de impulsos eléctricos. Esos datos serían transmitidos de forma inalámbrica a los ordenadores de los investigadores.

Sin embargo, hace un par de semanas, varios hilos se retrajeron del cerebro de Arbaugh, lo que dio lugar a una disminución neta del número de electrodos efectivos y provocó que el chip transmitiera menos datos. Por esa falla, los expertos no pudieron medir la eficacia real de su sistema.

En respuesta, desde Neuralink explicaron que modificaron el algoritmo de registro "para que fuera más sensible a las señales neuronales”. “Además, mejoramos las técnicas para traducir estas señales en movimientos del cursor y mejoramos la interfaz de usuario”, agregaron en su sitio web.

Ya puedo controlar una computadora como cualquier otra persona, algo que antes no era capaz de hacer”, dijo el paciente, que se mantiene optimista ante los avances de la tecnología: “Va a ser increíble cuando alguien pueda tener una lesión medular, ir a un hospital, operarse y salir caminando un par de días después”, expresó en esta línea.

Dejá tu comentario

Te puede interesar