Cinco gobernadores respaldaron DNU de Nación y apuntaron a Larreta

Ambito Nacional

Kicillof, Uñac, Alicia Kirchner, Perotti y Gutiérrez avalaron medidas con críticas a Rodríguez Larreta.

Luego de la tensión que se generó la semana pasada entre la Casa Rosada y los gobernadores por el costo político de las restricciones ante el avance de la segunda ola, Alberto Fernández obtuvo ayer el respaldo explícito (y en vivo) a su decreto para el AMBA de cinco mandatarios.

El apoyo a las medidas nacionales (en plena erupción del conflicto con el porteño Horacio Rodríguez Larreta por las clases presenciales) se dio durante el anuncio de una inversión de $10.155 millones para ampliar la Red de Emergencia Sanitaria Federal y del bono de $6.500 para trabajadores de la salud (ver aparte). Quienes le pusieron voz a esa suerte de reconciliación que incluyó tiros más o menos directos a Rodríguez Larreta fueron cuatro gobernadores del Frente de Todos y un quinto de un sello provincial de buen vínculo con el presidente: los peronistas Sergio Uñac (San Juan), Omar Perotti (Santa Fe), Axel Kicillof (Buenos Aires) y Alicia Kirchner (Santa Cruz), a quienes se sumó el neuquino Omar Gutiérrez, del MPN.

El presidente anunció 134 obras para seis distritos. A las provincias mencionadas se suma Mendoza, con desarollos para Tunuyán, San Rafael y Horcones en lo que en principio era guiño a un distrito opositor, pero que finalmente Nación girará la ayuda directamente a los municipios, sin intermediación con la provincia. El gobernador radical Rodolfo Suarez eludió una videoconferencia que asumió tintes políticos y a la que había sido invitado sobre la hora.

El anuncio se da en momentos de aumentos de casos y de los niveles de ocupación de camas UTI. Y las obras apuntan a fortalecer los sistemas sanitarios. De hecho, en paralelo al envío nacional Suarez puso en funcionamiento la primera etapa de las obras de ampliación que se ejecutan en el Hospital Central mendocino. Se trata de 34 camas UTI, de las cuales siete ya fueron ocupadas el sábado en la noche.

En Santa Fe se encendieron las luces de alerta: el gobierno provincial señaló que la ocupación UTI está en el 87%, pero en el 93% en Rosario, la principal ciudad. Con ese marco, Perotti dijo estar “deseando” que las políticas en el AMBA “vuelvan a tener la coordinación que tuvieron en los inicios”. “Desde allí (el virus) se traslada al interior, y todo lo que allí se pueda trabajar coordinadamente es un beneficio para todos”, pidió el gobernador, en un abanico donde el que jugó cartas más fuertes fue, lógicamente, Kicillof, protagonista también de la pelea Nación-CABA.

Por su parte, Alicia Kirchner, desde Santa Cruz, hizo referencia al “Estado de derecho” y a la necesidad de un cuidado conjunto de “un país que se tiene que ver como un todo”, y explicó que fueron “muchísimos” los casos positivos detectados en turistas y transportistas provenientes de “Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires”. “Miremos a la Argentina de manera federal y cómo la conducta de cada una de las provincias puede incidir en el resto”, dijo Kirchner.

En tanto, Uñac manifestó el acompañamiento de “cada una de las medidas” adoptadas que buscan el equilibrio “con lo económico, con lo educativo”. Mientras que Gutiérrez disparó contra Larreta: “Nos llama la atención que se resuelva judicialmente con un fallo a medida de las autoridades locales”.

Dejá tu comentario