Jaque, acotado, y la oposición, dividida

Ambito Nacional

El año del Bicentenario en Mendoza arranca esta semana con la vuelta del gobernador Celso Jaque de sus quince días de vacaciones en el Caribe. Y lo que dejó 2009, que se resistía a marcar su cierre con un prolongado e intenso debate legislativo sobre el plan de gastos y las posibilidades de endeudamiento, permite entrever que la segunda mitad del mandato del justicialista será seguramente más intrincada que la primera.

Las paritarias comenzaron a mostrar las primeras pinceladas de un año que amenaza con caracterizarse por los reclamos salariales. Si a eso se le agrega un presupuesto acotado, poco margen queda para un resultado alentador. Lo que tiene Jaque a su favor es lo que casi todos los gobernadores buscan actualmente y es el respaldo económico del Gobierno nacional. Luego del conflicto desatado en torno a las reservas del Banco Central, los Ejecutivos provinciales tienen la oportunidad de mostrar su alineamiento con la Casa Rosada de la mano del apoyo al Fondo del Bicentenario. De parte de Jaque, la lealtad a la presidente Cristina de Kirchner está garantizada, así como también los sueldos de los mendocinos (salvo los aumentos que demandan los gremios).

El vicegobernador, Cristian Racconto, que se quedó a cargo del Gobierno durante las últimas dos semanas de ausencia de Jaque, terminó de coronar el préstamo de 100 millones de pesos solicitado al Banco Nación para afrontar los pagos de haberes. Antes de dar inicio a su licencia, el mandatario cuyano dejó instrucciones claras a su equipo técnico, motivado quizás por el fantasma cobista que ronda los salones de la gobernación local. Desde mediados de 2009, Racconto busca diferenciarse de Jaque y formar un grupo de poder alternativo dentro del PJ. Sus pretensiones, en efecto, ya generan divisiones dentro del partido, que si bien son coyunturales, acompañan a los clásicos bandos que han fraccionado al peronismo históricamente. Y todo esto logró Racconto sin estar siquiera afiliado al justicialismo y sin tener experiencia previa en cargos dirigenciales.

La oposición, en tanto, también se dedicó a recalcar sus matices y dejar a la luz sus diferencias internas. El Frente Cívico -que se formó para agrupar a radicales, cobistas y aristas- puso en evidencia sus múltiples rupturas al presentar las listas para las próximas elecciones para concejales de la capital provincial del próximo 28 de marzo. Con este escenario, crecen las posibilidades de que el Partido Demócrata mendocino ocupe espacios de mayor relevancia en los períodos electivos venideros.

Sin embargo, aún no están todas las cartas echadas. Lo que sí se puede adelantar es que, ni Jaque, ni Racconto volverán a postularse porque la Constitución cuyana no permite la reelección, y tampoco pueden ser candidatos a senadores nacionales. La única opción es aspirar al cargo de diputado nacional, que es el camino que posiblemente elija Jaque. Así las cosas, el futuro político de Racconto estaría limitado.

Dejá tu comentario