Rosario pidió rever el semáforo sanitario y reabrir las escuelas

Ambito Nacional

Intendente socialista Javkin presentó pedido formal para sacar al departamento de la categoría de "alarma". También el gobernador Perotti busca volver a analizar situación con Nación en una semana. También oposición a entrerriano Bordet reclamó presencialidad en las aulas.

La suspensión de clases en las localidades santafesinas de Rosario y San Lorenzo así como en las principales ciudades de Entre Ríos generó tensión en ambos distritos. Mientras el intendente de Rosario, el socialista Pablo Javkin, pidió rever el estatus sanitario del departamento, la oposición al gobernador de Entre Ríos Gustavo Bordet reclamó al mandatario que revierta la medida.

El decreto de Alberto Fernández con restricciones de acuerdo a un semáforo estableció una serie de localidades en estado de “alarma” que debían suspender las clases presenciales. Mientras el porteño Horacio Rodríguez Larreta y el mendocino Rodolfo Suarez no acataron la orden, sí lo hizo el bonaerense Axel Kicillof. El santafesino Omar Perotti, por su parte, anunció las nuevas medidas para la provincia el domingo por la noche, tras negociar hasta último momento con la Casa Rosada la posibilidad de flexibilizar las condiciones.

Por eso, el peronista Perotti canceló la presencialidad en las aulas en los dos departamentos clasificados en la categoría roja, Rosario y San Lorenzo, aunque solo por una semana, con la intención de revisar las condiciones con Nación y levantar esa restricción para el próximo lunes.

También el intendente rosarino Pablo Javkin, del opositor Frente Progresista, pidió a Nación y a la provincia reanalizar la situación de su municipio. El principal argumento es que Rosario es un corredor sanitario provincial y que el alto nivel de ocupación de camas UTI se debe a la atención a pacientes de otras localidades.

“Como municipio vamos a realizar una presentación formal sobre dos temas deben corregirse: la categoría en la que se ubica a Rosario que de algún modo mide a las camas críticas como si las camas fueran solo del departamento, y el segundo punto, garantizar que los chicos estén presencialmente en la escuela, que este año esa sea la última medida”, dijo Javkin ayer en conferencia de prensa.

Antes, Perotti, al justificar la suspensión por siete días y no por 21, mencionó: “Es el tiempo que le hemos solicitado al jefe de Gabinete Santiago Cafiero para rediscutir estos parámetros”.

En tanto, el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, suspendió clases en los principales distritos pese a no estar obligado, ya que ninguna localidad de la provincia había sido incluida en el DNU en la categoría de “alarma sanitaria”. También pusieron restricciones más allá del piso nacional Formosa, Catamarca, Santa Cruz y La Rioja. Bordet canceló por una semana las clases presenciales en nueve ciudades, incluida la capital Paraná, para “reducir la circulación que genera el ingreso y egreso de las escuelas, y no dentro de los establecimientos, donde los protocolos se cumplen”, apuntaron desde el Gobierno.

Ayer, desde Juntos por el Cambio le pidieron a Bordet que revierta la decisión. El diputado nacional por la UCR Atilio Bendetti, reclamó al mandatario que “cerrar las escuelas es un aporte más a la tragedia educativa”. “Si quiere disminuir los casos de covid, acelere el proceso de vacunación e intensifique los controles en otros ámbitos”, agregó.

Dejá tu comentario