A River le alcanzó con poco

Deportes

River volvió a ganar y se afirma en sus posibilidades de luchar por el título de campeón del Torneo Apertura. Daniel Passarella volvió a presentar el mismo esquema táctico que ante Boca, con Marcelo Gallardo en el banco de suplentes y un dibujo 4-4-2, aunque Fernando Belluschi se adelantaba para convertirse en organizador de los ataques. Este esquema duró nada más que 45 minutos, porque en el segundo tiempo ingresó Gallardo por Federico Domínguez, y el cambio tuvo un efecto inmediato porque al minuto Farías convirtió el único gol del partido.

Banfield salió a disputar el partido de igual a igual. Presionó en la mitad de la cancha y manejó la pelota con criterio por la habilidad de Ángel «Matute» Morales buscando la potencia ofensiva de Josemir Lujambio y Silvio González, que no tuvieron una buena actuación.

Por eso el partido, a pesar de haber tenido un solo tanto, tuvo muchas situaciones de gol, y el resultado fue incierto hasta el pitazo final de Claudio Martín.

River en la primera etapa estuvo más protegido defensivamente,pero quedaron aislados Gonzalo Higuaín y Ernesto Farías, a pesar de los esfuerzos de Belluschi. En la segunda, con la entrada de Gallardo, River pudo armar un circuito de juego en la mitad de la cancha y, aprovechando el envión anímico que le dio el gol conseguido al minuto, creó situaciones como para definir el partido, pero no las concretó.

Carlos Leeb hizo entrar a Bardaro por Salvatierra jugando con tres delanteros y con más fuerza anímica que futbolística se lanzó al ataque tratando de encerrar a River en su área. Carrizo le tapó el empate a Bardaro y antes había hecho lo propio con Silvio González.

River terminó sufriendo, como parece costumbre, los últimos minutos, pero esta vez Banfield no pudo revertir el resultado y por eso festejó un triunfo muy importante, en un estadio que le es habitualmente hostil (allí renunciaron Manuel Pellegrini y Leonardo Astrada como técnicos después de sendas derrotas) y en la que no ganaba desde el siglo pasado.

Banfield pagó muy caro precio a su falta de contundencia ofensiva, porque en méritos no hizo ni más ni menos que River.

Dejá tu comentario