Djokovic, el nuevo número 1 del mundo

Deportes

Rafael Nadal (N.1) y el serbio Novak Djokovic (N.2), quien será nuevo número uno mundial a partir del lunes en detrimento del español, protagonizarán el domingo una final de ensueño en Wimbledon, tras sus victorias del viernes en semifinales contra Andy Murray y Jo-Wilfried Tsonga.

El vigente campeón 'Rafa' Nadal se impuso al británico Murray (N.4) en cuatro sets, por 5-7, 6-2, 6-2, 6-4, poco después de que 'Nole' Djokovic superara en cuatro mangas al francés Tsonga por 7-6 (7/4), 6-2, 6-7 (9/11), 6-3, y así convertirse en el 25º número uno mundial de la historia del tenis.

Djokovic, de 24 años, vivió su día de gloria absoluta: finalista de Wimbledon por primera vez y nuevo rey del tenis en búsqueda de su tercer 'grande', tras las conquistas del Open de Australia en 2008 y en 2011.

"Es difícil expresar algo de lo que me está sucediendo. Esta es una de mis grandes emociones en una cancha de tenis, mis sueños se convierten en realidad", afirmó Djokovic.

La gran novedad es que el número uno mundial estará en manos de otro tenista que no sea el suizo Roger Federer o el español desde febrero de 2004.

Este ascenso a la gloria recompensa un inicio de temporada extraodinaira, en la que Djokovic ganó siete títulos, entre ellos el Open de Australia y cuatro Masters 1000 (Indian Wells, Miami, Madrid y Roma).

Con estos números, antes de jugar la final de Wimbledon, su balance este año es de 47 victoriuas y apenas 1 derrota, contra Federer en la que dejó pasar la posibilidad de ser número uno mundial en París.

"Hoy podría haber derrotado a cualquiera salvo a Djokovic, que ha jugado de manera increíble, estuvo en todos lados y devolvió de una forma fantástica. Jugué bien, pero mi adversario simplemente lo hizo mejor que yo. Es el mejor jugador del momento sin lugar a dudas", lo elogió Tsonga.

Con ese condimento extra se jugará la final en el césped londinense, una superficie en la que hace años nadie hubiera imaginado a Nadal y Djokovic, dos especialistas desde la base, disputándose la corona que se había adueñado casi por completo Federer.

Nadal jugará a sus 25 años su decimotercera final de Grand Slam e intentará conquistar su undécimo título 'mayor', un mes después de su éxito en Roland Garros.

'Rafa', campeón en Wimbledon en 2008 y 2010, necesitó tiempo para tomar el control del partido en esta semifinal, en la que cometió numerosos errores no forzados desde el comienzo, que lo llevaron a perder el primer set.

"Para mí es un sueño volver a estar en la final. Me siento triste por Andy, se merece estar en la final. Pero era duro para mí perder este partido, aunque le deseo lo mejor para el resto de la temporada", declaró el español.

Murray, quien cayó por tercera vez consecutiva en semifinales de Wimbledon, parecío fuera del partido durante un largo pasaje del mismo, multiplicando sus errores no forzados, contra un adversario que ya lo había eliminado en semis en 2010 aquí.

"El año pasado decían que había sido demasiado defensivo, ahora intento ir más hacia adelante, pero cometí muchos errores", explicó Murray.

"Al principio a Rafa le costó, pero luego fue encontrando su ritmo. Es uno de los mejores jugadores de todos los tiempos y un gran deportista", reconoció el escocés.

El choque explosivo entre Nadal y Djokovic será el número 28 en el historia entre ambos, con dominio 16-11 para Rafa.

El español dominaba claramente al serbio hasta inicios de la temporada 2011, pero 'Nole' ganó los últimos cuatro duelos, en las finales de los Masters 1000.

El pase de Nadal a la final de Wimbledon, donde no pierde desde la final de 2007, pues en 2009 estuvo ausente por lesion y se llevó los otros títulos hasta hoy, tiene el mérito de la superación física, pues ha jugado infiltrado en un pie desde su victoria en octavos ante el argentino Juan Martín del Potro.

Dejá tu comentario