Estudiantes humilló a un pálido Gimnasia

Deportes

Estudiantes humilló a Gimnasia en el clásico de La Plata y le propinó el resultado más amplio de toda su historia. El 7 a 0 final mostró la diferencia real que hubo entre los dos en el campo de juego y hasta pudo ser mayor.

El polémico presidente de Gimnasia, Juan José Muñoz, les había prometido a sus jugadores un departamento por cada gol de diferencia que lograran a favor. Pero semejante incentivación no le dio fuerzas a un equipo que demostró una floja condición física y que se derrumbó anímicamente después del tercer gol de Estudiantes. Estudiantes, por su parte, jugó con inteligencia. Encontró un gol de entrada gracias a la precisión de Verón para ejecutar un córner y el justo cabezazo de Diego Galván, y a partir de allí manejó la pelota con mucha velocidad y con codicia.

La mayor virtud fue seguir atacando después del primer gol, para no darle posibilidades a Gimnasia de recuperación. El segundo gol llegó luego de un grosero error defensivo de Goux que fue aprovechado por Calderón y el tercero nació otra vez de la capacidad para pegarle a la pelota de Verón, quien habilitó a Mariano Pavone, para que defina de zurda.

Troglio intentó darle más potencia ofensiva al equipo con el ingreso de Leguizamón por San Esteban, pero consiguió el efecto contrario, porque desguarneció definitivamente a su defensa y Galván se lo volvió a hacer pagar con otro gol. Después la expulsión de Basualdo y la posterior de Escobar desmoralizaron totalmente a Gimnasia, que quedó a merced de Estudiantes que con la capacidad goleadora de José Luis Calderón fue sumando goles hasta llegar a 7.

Las resultados más amplios entre ellos en la historia hasta ayer eran 6 a 1, logrado en 3 oportunidades por Estudiantes en los años 1932; 1948 y 1968, por lo que ésta es la goleada más grande de la historia.

Estudiantes se acerca a la punta y demostró que está para luchar hasta el final.

Dejá tu comentario