Eyectado

Deportes

Así terminé después de sufrir con mi querido River Plate, eyectado vaya a saber uno a dónde, gritando y maldiciendo a los cuatro vientos esa pelota que mansamente parecía que entraba y dio contra el palo, ahogando el grito de gol de las 34.271 gargantas millonarias que se dieron cita en la catedral del fútbol.

-Goooooo, Noooooooooooooooooo ¡!!!!!!! Pero la p....que me parió ¡!!!!! Que mal or........ ¡!!!!!!! No lo puedo creer, no ligamos una ¡!!!!!!!! ¿Será posible? ¡!!!!!!! Liguemos una, unaaaaaaaaa, una vezzzzzz, la rep.....madre que lo recontra mil parió!!!!!!!

River fue "de menor a mayor", o mejor dicho "de nada a algo". Muy disputado en todos los sectores de la cancha, se sacaban chispas, y algo más, en cada pelota. A los 12 minutos un claro penal de Lequi a Aguirre -no sancionado por Baldassi- fue tal vez una de las pocas llegadas hilvanadas de la ofensiva riverplatense.

-Penaaaaaaallllllllllllll ¡!!!! Penalllllllllllllllllll ¡!!!!!!! Cobrálo Baldassi ¡!!!!!!! Lo cruza Lequi con la cadera ¡!!!!!!!!! No, no, el que va al piso no, el otro le hace penal, lo cruza ¡!!!!!!!!!!!!! ¿Pero estos tipos nunca jugaron al fútbol? ¡!!!!!!!

Muy poco en el resto del primer tiempo, un tiro del Chori que sacó el arquero al corner, y al final una buena combinación que el Cavegol no pudo cruzar de zurda y le dio de derecha, -con menos recorrido-, cuando entraba Aguirre por el otro lado.
Ocampos ausente; los pelados confusos, atolondrados; Cavenaghi obligado a retroceder demasiado; el Chori movedizo por todos los sectores; Díaz contenido y Abecasis lanzado, eran la imagen de un River desdibujado, que iba sin ideas y chocaba con un Central ordenado, y agazapado para la contra.

A partir de los 30 minutos los rosarinos se transformaron en los dominadores territoriales y apretaron a River contra su arco provocándole más de un susto, especialmente en cada intervención del goleador Castillejos.

Y fue el mismo Castillejos quien a los 3 minutos de comenzada la etapa final, definió abajo junto al palo de Chichizola, tras una jugada que nació luego de un rechazo del arquero en una contra de los rosarinos.

-Pero la p.......... que lo parió ¡!!!!!!!!! Estramos dormidos, mal parados ¡!!!!! Los primeros minutos y los últimos son los cruciales ¡!!!!!!!!!! No podemos ser tan paspados, la p...... que lo parió ¡!!!!!!!! Siempre nos madrugan ¡!!!!!!!!!!

A los 8 minutos Broun iba a comenzar a transfomarse en la figura de la visita, sacándole primero un mano a mano a Cavenaghi, y luego dos cabezazos increíbles con destino de gol.

Promediando el final comenzó a escucharse el tradicional "movéte River, movéte..."
que sólo sirve como descarga emocional para el hincha pero provoca en el jugador más presión que el grito de los contrarios.

Pero 10 minutos después, a los 32 el Chori Domínguez, a esa altura lo mejorcito lejos de River- le acarició una pelota al Cavegol-, y éste la cruzó de derecha en un giro perfecto de cintura.

-Gooooooooooolllllllllllllllllllll la p......... madre¡!!!!!!!!! Golllllllllllllllll carajoooooooooooo ¡!!!!!!!!!. Vamos River ¡!!!!!! Ahora lo ganamos, los metemos en un arco ¡!!!!

Y River fue, con más ideas y fútbol que cuando empezó el partido, más decidido y empujado por un monumental que ardía entre el calor de día y el calor de la pasión futbolera.

Arremetió a un Rosario Central que a esa altura ya se conformaba con el empate. Se le abrió la cancha con el enroque de Ocampos al sector derecho después de la entrada del Maestrico González y de Ríos. Sánchez tuvo con quien generar algunas combinaciones y así parecía que el triunfo agónico podía darse.

Sobre el final Cirigliano perdió increíblemente una pelota y Central armó una contra que desperdició como último intento de llevarse la victoria. Y en la réplica, tras el susto, llovió un pelotazo perdido del pelado Sánchez sobre la puerta del área, y ante la desinteligencia del defensor y el arquero Rios coló la pierna y alcanzó a puntearla. La pelota parecía entrar mansamente pero al final el palo dijo no.

Salí eyectado de mi inseparable sillón verde hacia el infinito. En la caída me encontré con dos de muzza y una napolitana. Que lindo hubiese sido si entraba!!!!

Dejá tu comentario