Racing no quiere perder el tren

Deportes

Racing Club y Lanús empataron 1 a 1 en Avellaneda, en un partido "caliente" que cerró la duodécima fecha del torneo Apertura de fútbol y que parece sepultar las ilusiones de ambos de dar pelea por el título.

Diego Valeri, de penal a los 19 minutos, abrió la cuenta para Lanús y Gabriel Hauche, a los 60, logró el empate para el local, que perdió la posición de escolta y ahora quedó a ocho puntos del líder Boca Juniors.

En Lanús fueron expulsados Mauro Camoranesi y Carlos Izquierdoz y en Racing vio la tarjeta roja Patricio Toranzo.

Con el resultado, los dirigidos por Diego Simeone llegaron a los 20 puntos (igualó la línea de Vélez Sarsfield y Belgrano) y Lanús, a los 17; Boca, con el camino cada vez más allanado, manda con 28 y el escolta es Atlético de Rafaela, con 22.

La vieja rivalidad entre Racing y Lanús se puso de manifiesto en el primer tiempo y tuvo su pico de tensión a los 30 minutos, cuando Toranzo y Camoranesi se cruzaron en un tumulto y se fueron expulsados (el nacionalizado italiano, de paso, cambió insultos al salir con Simeone).

Antes y después hubo una etapa "calentita", intensa, interesante, con dominio de Lanús al principio y de Racing al final.

Pero fue la visita quien mejor aprovechó su momento: a los 19 y luego de una mano de Agustín Pelletieri en el área que para Germán Delfino fue intencional, Valeri cambió el penal por el 1 a 0.

A Racing le faltó suerte para empatarlo antes del descanso: Giovanni Moreno, motor del crecimiento de su equipo, se hizo cargo de dos tiros libres y estrelló ambos en el travesaño, el segundo luego de un manotazo salvador de Agustín Marchesín.

La búsqueda del local, sin embargo, dio sus frutos a poco de iniciado el complemento, cuando Hauche aprovechó un par de rebotes en el área y marcó el 1-1. Y el gol fue otro momento caliente.

Teófilo Gutiérrez "cargó" a Marchesín (le tocó la cabeza en el festejo) y Carlos Izquierdoz se fue expulsado por una zancadilla al colombiano.

Con media hora por delante, el local se adueñó de la pelota, favorecido ahora por la superioridad numérica; pero el clima del partido se tradujo en espesura en el juego y, además, Lanús se fue retrasando hasta hacerse un bloque en el fondo.

Tuvo algunas Racing, sí, como algunos de intentos de Moreno, un par de jugadas preparadas ejecutadas por Lucas Licht o un remate lejano del propio lateral que tapó Marchesín; pero el partido se fue disolviendo finalmente hacia el empate, caliente, inútil para ambos, mientras Boca disfrutaba, fresquito, desde su casa.

Dejá tu comentario