River ganó en otro partido marcado por la violencia

Deportes

River vencía ayer por 2 a 1 a Newell´s como visitante, hasta que un reducido grupo de hinchas locales comenzó a generar incidentes en una tribuna y el partido debió suspenderse a pocos minutos del final, por la segunda fecha del Torneo Clausura 2007 de fútbol.

El equipo de Núñez dejó colgados en un perchero del vestuario sus problemas extra deportivos y lograba un meritorio triunfo con goles de Ernesto Farías, uno en cada tiempo, para revalidar sus ambiciones de luchar por el título.

Nicolás Spolli empató en forma transitoria para Newell´s en la etapa inicial y en el complemento se fue expulsado por aplicarle un golpe en el rostro a un rival.

River venía de padecer una semana complicada, con una batalla campal entre los cabecillas de su barrabrava en la zona de los quinchos del club el domingo pasado, una subsiguiente clausura de su estadio y la paralización de casi todas las actividades sociales de la entidad.

Sin embargo, los dirigidos por Daniel Passarella se las ingeniaron para concentrarse únicamente en jugar al fútbol, como los había pedido el "Káiser" antes del compromiso en el Parque de la Independencia rosarino.

El conjunto "millonario" comenzó el encuentro a un ritmo lento, pero supo aprovechar las ocasiones que tuvo para marcar diferencias en el tanteador y conseguía valiosos tres puntos cuando un pequeño grupo de simpatizantes locales se encargó de forzar la suspensión del juego.

Frente a una increíble pasividad de la policía local, con efectivos simplemente mirando desde unos pocos metros el accionar de una decena de hinchas alterados y sin intervenir jamás, el árbitro Héctor Baldassi -de discreta labor- no tuvo más remedio que interrumpir el encuentro.

Los aficionados "rojinegros" atacaron a pedradas a gente de River ubicada en una platea cercana primero y luego arrojaron proyectiles a la cancha.

El clima en las tribunas locales se había caldeado después de que Baldassi expulsara -correctamente- a Spolli, por aplicarle un codazo al ex delantero de Rosario Central Marco Ruben, a los 34 minutos del segundo tiempo.

River, que parece abonado a sufrir episodios de violencia en los últimos tiempos, no pudo festejar el triunfo dentro del campo, pero sabe que resultados como éste lo convierten en un serio candidato a luchar por el campeonato.

Dejá tu comentario