River, un campeón por adelantado

Deportes

Con su triunfo en Bahía Blanca ante Olimpo, River obtuvo el campeonato Clausura, cuando aún falta disputar una fecha para el final del torneo. Le sacó 4 puntos de ventaja a Boca, que derrotó a Independiente; y cinco a Vélez, que perdió -en forma sorpresivade local ante Estudiantes. River obtuvo su 31o campeonato en 73 años de profesionalismo, superando por 12 a Boca, su clásico rival que tiene 19 títulos nacionales. River hizo una gran campaña, logrando 13 triunfos, 4 empates y 1 sola derrota (contra Vélez). Marcó 42 goles y le convirtieron apenas 15. Tuvo como figuras principales en su plantel a D'Alessandro, Cavenaghi, Demichelis, Luis González y Coudet. En cambio, Boca fue puntero durante gran parte del campeonato, pero privilegió su participación en la Copa Libertadores y afrontó los últimos partidos con jugadores suplentes, que perdieron puntos clave para la obtención del campeonato. En tanto, Vélez jugó con un equipo integrado con muchos juveniles y fue irregular. Aunque le ganó a River, Boca, San Lorenzo e Independiente, perdió con Estudiantes, Olimpo y Banfield, resignando sus posibilidades. River fue el que mostró mejores individualidades y mejor juego de conjunto. Título merecido.

River es un justo campeón. Fue el equipo que mejor fútbol jugó a lo largo del campeonato y tuvo individualidades de la categoría de D'Alessandro, Cavenaghi y Demichelis, que pocos minutos pudieron mostrar. Sin embargo, ayer sufrió mucho -tal vez demasiado-para lograr su objetivo y lo consiguió porque Víctor Zapata hizo «el gol de su vida» cuando el partido parecía que se encaminaba a un empate sin goles.

Olimpo había sido mejor en el primer tiempo y parte del segundo, con el trabajo ordenado de su mediocampo y la peligrosidad de su dupla ofensiva Carrario-Castillo. En las comparaciones, habrá que decir que Franco Costanzo tuvo más trabajo que su colega Vivaldo y el poste lo salvó al arquero de River dos veces cuando su valla caía sin remedio.

River jugó con el nerviosismo lógico de un equipo que necesita el triunfo para obtener el campeonato, y esa urgencia le hizo perder una de sus mejores virtudes, como la prolijidad en el manejo de la pelota. D'Alessandro empezó para ser la figura de la cancha y terminó discutiendo hasta con sus propios compañerosy al filo de la expulsión. Les pasó a otros jugadores importantes del equipo, como Ludueña y Cavenaghi, que también estuvieron muy lejos de su nivel.

En cambio, aquellos con características de lucha, como Fuertes y Lequi, mostraron un buen nivel, sobresalieron de la mediocridad general y, junto al siempre eficiente Demichelis, crearon un sostén de juego donde circuló el trabajo del equipo.

Olimpo luchó pelota por pelotay aprovechó el conocimiento de la cancha y de las caprichosas direcciones del viento para dominar el balón y buscar el arco desde cualquier posición. No tuvo suerte en la definición final y además se chocó con una gran actuación de Costanzo (tapó tres pelotas muy difíciles que hubieran complicado la obtención del campeonato).

Pellegrini, viendo que sus « habilidosos» no rendían, hizo ingresar a Barrado por Ludueña y Zapata por «Lucho» González, y los cambios le dieron un dividendo -si se quiere-inesperado. Zapata desbordó por izquierda y cuando levantó la cabeza para tirar el centro vio que no había nadie por el medio, entonces desdeuna posición muy cerrada le pegó un zurdazo violentísimo que cruzó el arco y pegó entre poste y red más lejano. Era un gol digno de un campeonato, de aquellos que se van a recordar por años y tratándose de Zapata (que no hace goles habitualmente) será seguramente el mejor de su carrera y que difícilmente podrá superar.

Con ese «zapatazo» se abrió el marcador y las llaves de la obtencióndel campeonato para River, porque Olimpo salió a buscar el empate y se desguarneció atrás permitiendo un contraataque que Barrado definió en el segundo gol después de un mal despeje de Eduardo Domínguez.

River -en síntesis-fue un merecido campeón porque fue el que mostró más y mejores individualidades y funcionamiento ordenado de equipo. Es cierto que Boca dio ventajas poniendo suplentesen varios partidos. Bianchioptó por reservar a los titularespara la Copa Libertadores y que este Vélez pagó muy cara la falta de experiencia de sus jugadores, porque les ganó a todos los grandes, pero perdió con los chicos. Justamente por eso, por ser el más regular y el que más seriamente afrontó el campeonato habría que darle la derecha a este equipo que se llevó los aplausos y la alegría mayor.

Dejá tu comentario