"Bienes argentinos podrán ser embargados"

Economía

"Dada la actitud del gobierno argentino, me parece dudoso que se llegue a una resolución negociada en el corto plazo. Se está perdiendo la fe en la reestructuración de la deuda argentina lo que seguramente hará aumentar la cantidad de demandas en Nueva York", sostuvo Marc Dreier, representante de bonistas argentinos y extranjeros en los tribunales neoyorquinos, en diálogo con este diario.

Llegó ayer al país con el propósito de explicar a sus clientes locales el estado de los casos a cargo del juez neoyorquino Thomas Griesa. «La clave de estas demandas pasa por lo que se interprete que la ley autorice a embargar. Porque la legislación dice que podemos embargar bienes comerciales», advirtió Dreier, quien sostuvo que «habrá una gran batalla para dirimir cuáles son los activos comerciales o no y ver cuáles podemos embargar». «Van a haber embargos para satisfacer sentencias», afirmó.

El tema se concentra en el hecho que la ley autoriza a embargar bienes comerciales nacionales, provinciales, municipales y empresas, controlados o influidos por el Estado argentino. «Entonces hay que ver hasta dónde llega el control para ver el alcance de los futuros embargos»,
agregó.

Dreier
manejó ya procesos de compañías en default o quiebra, y su primera intervención en el escenario argentino fue el 6 de marzo de 2002 en un juicio de un ciudadano norteamericano contra el Estado donde obtuvo una sentencia favorable.

Este fue el diálogo que mantuvo con Ambito Financiero.

Periodista:
¿Cuál es la situación actual de las demandas de los acreedores defaulteados en Estados Unidos?

Marc Dreier: Hay casos en los que la sentencia ya ha sido dictada y se está esperando embargar activos; y hay casos en los que todavía no se han dictado.


P.:
¿Qué efectos pueden tener las sentencias?

M.D.: Antes que nada el tribunal debe definir exactamente cuáles son los bienes embargables. Pero una vez dictadas las sentencias es importante saber el poder que éstas otorgan en el tiempo, ya que duran 20 años, lo que va a afectar negocios futuros de la Argentina en Estados Unidos. Si no se negocia, la solución es impuesta por el juicio. De modo que si no se resuelve el problema con los tenedores particulares, va a ser muy difícil para el país poder reestructurar la deuda. Hay que tener presente que dictar sentencia, significa tener más influencia en el proceso de reestructuración, porque si se tiene sentencia, se está en una mejor posición que si no se la tiene.


• Identificación

P.: ¿Cuáles serían los bienes embargables?

M.D.: Son todos aquellos que se utilizan para operaciones comerciales. Este es un punto muy importante del conflicto ya que el tribunal está determinando cuáles son estos activos. Para esto le ordenó al gobierno nacional que identifique activos y transferencias en Europa y EE.UU. Es un tema complejo ya que determinar esto no es algo blanco o negro.


P.:
¿Cómo puede ser el desenlace y cuáles son las alternativas?

M.D.: Me parece dudoso que se llegue a una resolución aceptable negociada en el corto plazo debido a lo que se está diciendo desde el gobierno argentino. Por esto, creo que se está perdiendo la fe en la reestructuración de la deuda defaulteada, lo que va a llevar a que la gente tienda a recurrir cada vez más a litigios en Nueva York. Al aumentar las sentencias, va a ser cada vez mayor la cantidad de dinero involucrada y por esto, seguramente, se va a tender a buscar una salida negociada. Lo que nosotros queremos es que se nos dé un lugar en la mesa de negociación aunque no seamos un banco o una compañía de renombre
.

P.:
En febrero, la Argentina debe hacer un pago al FMI. ¿Se pueden embargar los pagos al organismo?

M.D.: Este punto no está resuelto por la Corte aún. Puede ser posible porque el dinero es un bien comercial sujeto a embargo.


En febrero precisamente pretendemos plantear la primera etapa donde basaremos el campo de batalla
.

Entrevista de Marcos Dodero

Dejá tu comentario