Los mercados, al son de las negociaciones

Economía

Los mercados financieros locales cerraron la semana pasada con un alza que generó un cierto optimismo respecto de la posibilidad de que la Argentina y los acreedores que compraron bonos ley Nueva York lleguen a un acuerdo. El Merval terminó la semana el 2% por encima de como lo había arrancado y el riesgo-país retrocedió el 6,68% el viernes (8,8% en la semana), empujado por una suba de los bonos soberanos (el DICA voló el 11,3% en un solo día y lleva un avance del 26,8% en el mes). Sin embargo, las buenas vibras no contagiaron al mercado cambiario: el dólar blue, que costaba $124 el lunes 11, pasó a valer $138,50 el viernes 15.

Existe cierto consenso en que lo que suceda con la reestructuración de la deuda marcará el destino de estas variables. Por ende, el ritmo financiero se irá moviendo en base a las expectativas que se generen en los mercados respecto de si hay o no acuerdo antes del viernes: ese día se cumplirá un mes desde el momento en el que Argentina decidió no pagar los intereses de los bonos Global. Sin embargo, entre los dos extremos (el cross default con su respectiva aceleración de pagos y el arreglo total) los analistas ven posibles matices. Sobre el cierre de la semana, el Ministerio de Economía envió un comunicado a los medios informando que recibió fecha tres contraofertas por parte de sus acreedores a la oferta de canje de deuda.

“No descartemos que, si los tiempos son tiranos y no llega el Gobierno a presentar una propuesta que satisfaga, se busque seguir dialogando y, como gesto de buena fe, haga un escrow en una cuenta de los u$s503 millones que tiene que pagar para no entrar en default”, señaló el director de Research for Traders, Gustavo Neffa. El economista recordó que “los brokers y los bancos le suelen pedir a sus clientes dos días antes que tomen una decisión, por lo cual Argentina debería presentar su oferta el lunes, el martes o máximo el miércoles”.

En tanto, el economista y socio de FMyA, Fernando Marull, añadió: “Se puede repetir una buena semana en bonos, pero si se rompe el avance o se corta la relación, se va a complicar”. Como expresión de deseo, expresó: “Ojalá haya avances, por el bien de todos”.

Precisamente, la firma que dirige Marull señaló en un análisis reciente: “Respecto al canje, y con los tiempos ajustados, el mercado se esperanzó con un acuerdo que evite el default. En la semana las puntas (de u$s30 y u$s50, al 12% de tasa de descuento) se acercaron y las chances de default bajaron. Si el Gobierno acepta la contrapropuesta (¿de u$s50?), las posibilidades de postergar el pago del viernes son factibles”.

Por su parte, el jefe de Research del ICB Argentina, Leandro Ziccarelli, sostuvo: “Los movimientos de la última semana no necesariamente tendrían que estar marcando que llegamos o vamos a llegar a un acuerdo, sino que el Gobierno tiene que mejorar la oferta y eso hace despertar algo de interés a los precios que veníamos observando”. Respecto de las posibilidades de que haya o no un acercamiento de partes, Zicarelli consideró: “El principal problema es que, partiendo de niveles tan bajos de adhesión y siendo tan exigentes las cláusulas de acción colectiva (las más flexible son las de los bonos Indenture 2016 y estamos hablando de lograr 75% de aceptación), no creo que el Gobierno pueda lograr mucho sin hacer grandes concesiones. En lo personal descarto que se vayan a reestructurar los bonos 2005 (tal vez, un canje voluntario) y en la canasta de bonos 2016 seguramente terminen sacando varias series”.

En una entrevista concedida a radio Milenium, el economista jefe de la consultora FIEL, Daniel Artana, declaró: “Yo creo que tiene que primar la sensatez y deberían ponerse de acuerdo. Les conviene a Argentina y también a los bonistas que se sacan un problema. Porque litigar en New York tampoco es el negocio de estos grandes fondos, ellos se dedican a administrar ahorros de terceros, no a litigar. No son fondos buitre que están acostumbrados a eso”. Respecto de la variable que se mostró más nerviosa en los últimos días, es decir, la de los dólares paralelos, Artana opinó: “Si se arregla lo de la deuda, la parte de la brecha que fue empujada por la incertidumbre debería ceder”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario