Dólar cerró en el nivel más bajo en ocho meses: $ 3,26

Economía

Ayer el dólar quebró la barrera de los $ 3,30 y cerró a $ 3,26. Los esfuerzos del Banco Central para sostener el precio de la divisa estadounidense se diluyeron ante las crecientes liquidaciones de los exportadores. Con el descenso de ayer, el dólar ya bajó 13 centavos en lo que va de la semana y se ubicó en su menor nivel desde el 9 de mayo del año pasado. Lavagna anunció que habrá nuevas medidas para frenar la baja de la divisa estadounidense. Con lógica los operadores estiman que con Kirchner -candidato de Duhalde- enfrentando a Carlos Menem en la elección nacional se consolidan las chances de un triunfo del ex presidente. Con ese escenario, se prevé un acuerdo amplio con el Fondo y la llegada de capitales que desalientan un dólar alto.

El Banco Central no logró ayer evitar que el dólar vuelva a caer con fuerza. La divisa estadounidense cedió 5 centavos y se ubicó en su nivel más bajo en los últimos ocho meses: 3,20 pesospara la compra y 3,26 pesos para la venta. Inclusive, sobre el cierre, esta última punta se llegó a negociar en algunas casas de cambio a 3,24 pesos.

Como en las jornadas previas, el mercado cambiario evidenció un marcado desequilibrio. El Central virtualmente actuó como único demandante de dólares obligado por un mercado donde todos buscaron desprenderse de divisas.

Una vez más la entidad que preside Alfonso Prat-Gay salió defender el dólar alto que impulsa el ministro de Economía, Roberto Lavagna
, con el único propósito de sostener la recaudación vía retenciones a las exportaciones. Pero siguen ignorando el riesgo latente por detrás de esta estrategia. Esto es, aumento de la inflación (y por lo tanto caída del salario real de la población) y creciente atraso tecnológico dada la infranqueable barrera a las importaciones que deviene de un dólar hiperdevaluado.

Sin embargo, los esfuerzos en este sentido ayer tuvieron escaso éxito. Más aún, a poco de comenzar la jornada el dólar perforó los $ 3,30 límite inferior de una hipotética banda de flotación a la que días atrás se habían comprometido a defender tanto Lavagna como Prat-Gay. De ahí en más la baja del tipo de cambio se aceleró de la mano de la importante liquidación de los exportadores, temerosos del piso en que se podría ubicar la divisa una vez traspasado este nivel considerado clave.

Más aún, en algunas casas de cambio por momentos optaron por apagar las pizarras de las vidrieras en vista del vértigo en el descenso del dólar (lo que no permitía fijar el nivel promedio del mercado con certeza) y negociar directamente la cotización en el mostrador
.

Desde que comenzó la semana el dólar bajó 13 centavos y a los valores de ayer se encuentra en su mínimo desde el 9 de mayo del año pasado, cuando cerró a $ 3,25. En este contexto, en el Central esperan cerrar el acuerdo con el FMI para lanzar una nueva serie de medidas de liberación cambiaria y de esta forma apuntalar la cotización de la divisa. Según trascendió, entre las medidas que los técnicos de la autoridad monetaria tienen en carpeta se encuentran un aumento del tope mensual de compras permitido a empresas y particulares (que actualmente se encuentra en u$s 150 mil), como así también una mecanismo para que los exportadores pueden recomprar una mayor proporción de los dólares que liquidan.

Al respecto,
Lavagna admitió ayer que en breve se podría liberar aún más el mercado cambiario. Durante la conferencia de prensa que ofreció en el microcine del Palacio de Hacienda, el ministro señaló que «siempre existe la posibilidad de una liberación adicional», pese a que previamente había subrayado que «quedan muy pocas restricciones» para la operatoria con divisas por parte de los exportadores y el público en general.

«Está claro que hay en el mercado una sobreoferta, y que habiendo sobreoferta no tenía sentido mantener las restricciones por el lado de la demanda», argumentó, defendiendo la flexibilización cambiaria que llevó adelante el Central en las últimas semanas.

•Saldo favorable

Ayer el Central se retiró del mercado con un saldo a favor de u$s 39 millones y en lo que va del mes ya acumula una ganancia de u$s 406 millones. Al resultado de ayer arribó luego de comprar u$s 50,1 millones. Del otro lado, intervino en el segmento mayorista del MAE con la venta de escasos u$s 11,1 millones que demandaron bancos e importadores.

El dólar futuro, por su parte, mostró un dispar comportamiento. Las posiciones a fin de mes en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires cerraron sin cambios a 3,34 pesos. En tanto, los contratos al último día hábil de febrero bajaron 1,17 por ciento y finalizaron a 3,36 pesos, mientras que a marzo el dólar concluyó sin variación a 3,45 pesos.

A todo esto, en la Bolsa el Merval perdió 0,70 por ciento y se ubicó en los 586 puntos. No obstante ello, el índice del recinto porteño redondeó la primera mitad de enero con una ganancia de 11,81 por ciento, una diferencia que en dólares se amplía a 16,7 por ciento dada la continua baja que la divisa estadounidense viene experimentando. Ello refleja con nitidez que hoy los inversores están tomando posiciones en algunas empresas que consideran atractivas dados los bajos precios en que se encuentran y las posibilidades que se le abrieron tras la devaluación.

El volumen negociado en la rueda de ayer totalizó los $ 45,7 millones, de los cuales 33% correspondió a papeles de compañías extranjeras, es decir, CEDEAR.

Dejá tu comentario