Estudia Brasil medidas para limitar capitales golondrina

Economía

Ayer el dólar cerró en baja (2,15 reales) en el mercadopaulista, luego de varias alzas consecutivas. Pero la reciente escalada del dólar ocurrió en medio de la caída de las Bolsas y de los bonos emergentes, por la expectativa de que la Reserva Federal seguirá subiendo la tasa de corto.

Sin embargo, parece haber algo más que una reacción de la cotización del real frente a la divisa estadounidense por temores a subas en las tasas en Estados Unidos. Algunos intentan asociar la suba del dólar a un factor político: los nuevos testimonios que involucran al ministro de Economía, Antonio Palocci, en casos de corrupción que podrían detonar su salida del gabinete.

Pero ayer consultas realizadas en Brasilia y en San Pablo por este diario permitieron constatar que la suba del dólar tenía una causa financiera. El dato clave: los bancos que operan en el mercado brasileño habrían revertido abruptamente su posición en dólares.


Según datos del Banco Central brasileño, en febrero pasado los bancos tenían una posición cambiaria «vendida» de u$s 4.500 millones. Esto significa que los bancos tenían una fuerte apuesta a la apreciación del real contra el dólar. Cosa que ocurrió la semana pasada. Vale recordar que el dólar llegó a caer por debajo de los 2,10 reales, el nivel más bajo en cinco años.

Sondeos en la plaza financierapaulista dan cuenta de que los bancos habrían pasado a tener una posición «compradora» de u$s 2.500 millones.

«Algo está en estudio»,
rumoreaban ayer en las mesas de dinero de San Pablo, mientras nadie quería quedar expuesto a una mayor suba del dólar.

En Brasilia, los trascendidos apuntaban a la implementación de medidas administrativas para restringir el ingreso de capitales de corto plazo, más conocidos como golondrina, atraídos por los altos rendimientos que prometen las tasas de interés brasileñas.
La reversión de la posición cambiaria de los bancos convalida la impresión de que se preparan para una medida de este calibre.

• Atracción

Si bien el proceso de la política monetaria restrictiva culminó y el Banco Central encaró ya a fines de 2005 recortes en la tasa de referencia Selic, llevándola actualmente a 16,5%, aún se ubica en un nivel más que atractivo en términos reales de más de 10% anual. Lo que con una perspectiva de revaluación del tipo de cambio promete interesantes ganancias en dólares.

El gobierno encararía de este modo un desaliento a la entrada de capitales de corto plazo ante la resistencia del Banco Central a reducir más agresivamente la tasa Selic.

Claro está que el gobierno de
Lula da Silva no obstaculizará el ingreso de capitales para la compra de activos financieros, sobre todo para las nuevas emisiones de deuda pública para las cuales implementó el mes pasado una serie de incentivos fiscales para los inversores extranjeros.

Dejá tu comentario