Fija gobierno hasta 20% de aumento en salarios

Economía

Hugo Moyano visitó el miércoles pasado a Néstor Kirchner y un día después se reunió con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. En esos encuentros se definieron los lineamientos generales que tendrá la discusión de las convenciones colectivas de trabajo que comenzarán en los próximos días. Ahora se sabe cómo serán las pautas de estas negociaciones. O, al menos, lo que esperan el gobierno y el titular de la CGT. Habrá aumentos diferentes según el sector. Estos serán avalados de acuerdo con cómo les haya ido a los distintos rubros de actividad sobre la base de los datos oficiales del INDEC y de los particulares del secretario de Comercio, Guillermo Moreno, que obliga a las empresas a mostrar sus balances. En los que mejor 2006 tuvieron ( construcción, automotrices, bancos, grandes comercios y todos los que tienen a Hugo Moyano como interlocutor gremial), los sindicatos podrían hablar de hasta 20%, pero no mucho más. En el resto, las mejoras serán de entre 10% y 15%, dependiendo de que hayan tenido un año regular o malo. La inflación de 9,8% será siempre el piso. El problema es que no todos los gremios aceptarán este acuerdo. Muchos sindicatos, lejanos a Moyano dentro de la CGT, no piensan bajarse de un reclamo que podría llegar incluso a 30%. El gobierno tiene, además, una carta para jugar: lanzar la mejora en el Impuesto a las Ganancias para los trabajadores en relación de dependencia subiendo el mínimo no imponible, lo que elevaría inmediatamente el salario de bolsillo. Esta medida se presentaría con los sindicalistas rodeando al Presidente, pero sólo si hay paz en las negociaciones por las convenciones y si se mantienen las pautas que fijó el gobierno.

El gobierno avalará aumentos salariales dentro de las convenciones colectivas de trabajo que comenzarán a discutirse en las próximos semanas, que podrían llegar hasta 20%; esto es, el doble de la inflación de 2006, que fue de 9,8%. Sin embargo, este incremento, como ya transcendió, no será uniforme para todos los sectores, sino que implicaría una especie de tope para los rubros que más crecieron y se desarrollaron durante el año pasado.

Las actividades que más habrían mejorado su rentabilidad, según las cifras oficiales que se desprenden de las mediciones habituales del INDEC (actividad económica y el índice de producción industrial), y los datos que se manejan dentro de la Secretaría de Comercio Interior, a cargo de Guillermo Moreno, serán aquellas en las que se avalará desde el gobierno mayores aumentos. Como contrapartida, y siguiendo los mismos indicadores gubernamentales, los rubros con peor performance en 2006 tendrían cierta protección pública para que los gremios que negocien sus convenios colectivos sean más prudentes a la hora de presionar por incrementos.

  • Mayores incrementos

    Sobre los sectores donde los sindicatos más aumento estarían en condiciones de reclamar, incluso hasta 20%, hay algunos que podrían, siempre a los ojos del gobierno, otorgar subas mayores. Entre éstas se encontrarían las automotrices, el sistema financiero, la construcción, el correo privado y el transporte en general (tanto de alimentos como de productos de consumo masivo). Las características de estos dos últimos rubros es que del otro lado tendrán como negociador a Hugo Moyano, con lo cual si se sigue esta lógica, nuevamente el líder de los camioneros será uno de los que mayores incrementos consiga para sus afiliados; esta vez amparado en teoría, además, por datos sobre la evolución del sector. También podrían reclamar incrementos significativos el comercio en súper e hipermercados y en las grandes cadenas, especialmente en la venta de electrodomésticos y artículos para el hogar. Se incluyen laboratorios y farmacias, autopartes, vidrio y agroquímicos.

    En un nivel intermedio, con incrementos cercanos o hasta 15% (el porcentaje que originalmente tenía en mente el gobierno, pero que por presión de Moyano se abandonó), se ubicarían el sector de bebidas, plásticos, textiles, siderurgia, metalmecánica (sin industria automotriz), cigarrillos, servicios de electricidadgas y agua, comunicaciones, neumáticos, papel y cartón, agricultura y ganadería.

    Los sectores que peor 2006 habrían tenido, y que por esto podrían estar amparados por el gobierno para otorgar incrementos salariales menores (del orden de 10% pero nunca por debajo de la inflación) serían el aluminio, trabajadores de la carne, fibras sintéticas, papel, químicos, refinerías, minería, servicios sociales y de salud y pesca.

    Esta posición de avalar negociaciones salariales con tope de hasta 20% y con dispersión sectorial, a diferencia de 19% único de 2006, fue expuesta el fin de semana por el ministro de Trabajo Carlos Tomada. Según el funcionario, «el proceso de renovación de salarios se va a dar en el marco de la recuperacióneconómica, de la disminución de expectativas inflacionarias y de la necesidad de recuperación de la capacidad adquisitiva».

  • Razones

    Para el ministro de Trabajo, esto «responde a distintos grados de mejora, a la evolución del crecimiento económico y a algunas evoluciones diferentes en la recuperación de la capacidad adquisitiva del salario» ya que «hay sectores más atrasados o retrasados que otros. La razonabilidad y previsibilidad indican, sin entrar en números concretos, que todos saben que hay que tener en marca la necesidad de mantener la recuperación del salario y activo el crecimiento económico», señaló, al tiempo que aclaró que «nada que apunte contra eso está en los que negocian el salario».

    En general, toda esta mejora salarial en línea con declaraciones de la semana pasada del jefe de Gabinete, Alberto Fernández y Hugo Moyano, en su rol de titular de la CGT, y Carlos Tomada, tendrá un ingrediente extra. El gobierno presentará en los próximos días la forma en que mejorará el salario de bolsillo de los trabajadores en relación de dependencia con la suba del mínimo no imponible en el Impuesto a las Ganancias. El alcance e impacto de esta medida dependerá también de cómo evolucionen las negociaciones que comenzarán en las próximas semanas.
  • Dejá tu comentario