Minería: Gobierno aguarda inversión millonaria y rechaza teoría del “saqueo”

Economía

En medio de las fuertes protestas en Chubut, el gabinete económico cerró filas a favor del extractivismo. Se aguarda la puesta en marcha del "Proyecto Navidad".

Tras la aprobación de la zonificación minera en Chubut, el Gobierno aguarda por la puesta en marcha del “Proyecto Navidad”, un plan de explotación de minería metalífera de la multinacional Pan American Silver, que significará una inversión de u$s 1.200 millones.

En medio de las fuertes protestas en la provincia, el gabinete económico cerró filas y se define como “pro minero”. Según un informe oficial, por cada empleo que se genera en minería se genera otro puesto de trabajo indirecto, con uno de los sueldos más altos de la economía, y más de la mitad de la facturación de las empresas permanece en el país.

Luego de la aprobación en Chubut del proyecto de zonificación, que establece la posibilidad de realizar minería en los departamentos de Gastre y Telsen, en la meseta central, el primer proyecto que se ejecutará es el “Proyecto Primavera”, de la canadiense Pan American Silver. La empresa aguarda hace más de una década esta luz verde, dado que se instaló en el 2010. En el 2003, la ley provincial 5.001 estableció la prohibición de la minería en la provincia, y la zonificación para explotar recursos mineros, que debía salir en 120 días, recién se aprobó el miércoles pasado en una polémica sesión, que derivó en cuatro días consecutivos de protestas.

Según pudo saber este diario, la empresa planea realizar una inversión de u$s 1.200 millones de dólares en Chubut, con exportaciones anuales por u$s 350 millones y compras a 200 pymes provinciales por u$s 110 millones. Durante la construcción, que podría llevar 2 años, se generarían 4.000 empleos, y luego quedarían trabajando de manera directa 800 personas, y 2.000 de forma indirecta. La exportación de la minería metalífera se realizará a refinerías en el exterior.

La compañía promete emplear “primero a las comunidades cercanas” y realizar “minería sin cianuro”, tal como establece la ley. De todos modos, para que arranque el funcionamiento, no solo falta la construcción, que durará al menos 2 años, sino también la presentación de estudios de impacto ambiental, el plan de cierre de mina y las inversiones en infraestructura. Desde la compañía rechazan la contaminación al Río Chubut, al asegurar que queda por fuera de la zonificación y aseguran que el proyecto utilizará agua de otra cuenca, bajo un circuito cerrado, sin descarga de afluentes y con recirculación de agua.

Defensa del Gobierno

El día de la aprobación de la zonificación en Chubut, asumió en el gobierno la nueva secretaria de Minería, Fernanda Ávila, proveniente de una provincia minera como es Catamarca. El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, de quien depende la secretaría, aseguró que “la minería es parte de la solución a los problemas de Argentina”.

Al día siguiente de la aprobación en Chubut, el Ministerio lanzó la primera mesa de trabajo de desarrollo de proveedores de la minería, que reunió a empresarios, funcionarios y organismos gubernamentales, para ampliar las pymes proveedoras ligadas al sector. El secretario de Industria, Ariel Schale, definió al ministerio como “pro-minero”, y afirmó: “El Gobierno tiene la ambición de colocar a la Argentina en el concierto de las naciones mineras del mundo”.

Esa misma semana, un centro de estudios oficial del Gobierno, el CEP XXI, publicó un informe sobre el impacto de la minería en la economía local, para rechazar las críticas sobre el “saqueo”. El trabajo, titulado “El impacto de la minería argentina en los proveedores locales”, establece que las empresas mineras realizaron compras a compañías locales por $115,8 mil millones, equivalente al 55% de la facturación de las empresas, según datos de 2019. Ese año se crearon 24.535 puestos de trabajo, con salarios 97% más altos que la media nacional. El informe realizado por Daniel Schteingart y Mateo Allerand destaca que el empleo indirecto iguala al directo (25 mil puestos de trabajo), por la tracción en otras actividades, como la industria, la construcción y el comercio. El potencial se debe, asegura el trabajo, a la “transición hacia las energías limpias y vehículos eléctricos”, que demandarán minerales como litio y cobre.

Dejá tu comentario