3 de diciembre 2004 - 00:00

Impacta ya en mercados pelea con Lavagna

El país se complica más en lo económico y para mayores males las condiciones favorables de los mercados internacionales lentamente se están esfumando. Sigue sin haber avances en los trámites para lanzar la oferta a bonistas. Ayer, durante toda la jornada hubo especulaciones sobre la renuncia de Roberto Lavagna. La Bolsa perdió 2,2% y los títulos posdefault, como los BODEN, 1%. El propio ministro alimentó las versiones al cancelar una conferencia de prensa que tenía prevista con Julio De Vido. Evitó toda aparición pública. La relación con el presidente Kirchner dista de ser la mejor, especialmente tras la reciente postergación de la oferta a bonistas. Desde la Secretaría de Finanzas, Guillermo Nielsen -hablando con banqueros- descartaba esas versiones. Lo que preocupa, de fondo, es que también el inicio de la operación, ahora previsto para el 17 de enero, podría retrasarse. Hay trámites muy demorados. Concretamente, ayer siguió disparándose la tasa de referencia a 10 años de Estados Unidos y llegó a 4,40%. Y cada día que pasa se hace más difícil -y costosa-la salida del default.

Impacta ya en mercados pelea con Lavagna
«Hubo más rumores que transacciones.» Así graficaba ayer un operador de la City porteña el día enrarecido que se vivió en el mercado, con especulaciones de todo tipo respecto del futuro de Roberto Lavagna dentro del gobierno de Néstor Kirchner. Las cotizaciones fueron reflejo de esta situación: el índice Merval abrió con tendencia alcista, pero después de las 13 retrocedió hasta terminar con una caída de 2,24%, a 1.193,59 puntos.

Los bonos también operaron en baja, aunque las pérdidas no fueron significativas. «Hubo preguntas desde el exterior, pero sin tanta intensidad en comparación con la cuestión local», aseguró el jefe de operaciones de un banco extranjero para explicar por qué los bonos resistieron mejor. Los bonos posdefault cayeron hasta 1,50%. Los títulos defaulteados se mantuvieron neutros, luego del ajuste de precios que se produjo en los últimos diez días, en parte debido a la suba de la tasa a diez años en los T-Bonds estadounidenses.

El PRE8, que cotiza en pesos y ajusta por CER, perdió 1,20% y continúa siendo el bono «estrella» de 2004, el PRO12 perdió 0,94%; y el BOGAR, 0,73%. Entre los bonos en dólares, el BODEN 2012 cayó levemente 0,52.

El volumen negociado en el recinto porteño fue bajo en relación con el promedio de los últimos meses. Se transaron $ 55 millones, con tendencia negativa en casi todos los papeles, con la única excepción de Tenaris. Siderar fue la que más cayó (3,72%), seguida por Aluar (3,26%), Bansud perdió 3,23%; y Telecom, 3,01%.

• Obstáculo

En realidad, una eventual salida de Lavagna del Palacio de Hacienda no causa demasiada preocupación en el mercado, que ve en su continuidad el principal obstáculo para avanzar con la renegociación de la deuda. Sin embargo, lo que genera inquietud es quién podría ser el reemplazante, en caso de producirse la salida del actual ministro. Uno de los datos más significativos de la jornada en el mercado porteño fue la suba de dos centavos del dólar, que pasó de $ 2,95 a $ 2,97. Claro que el incremento estuvo influido no tanto por los rumores políticos, sino por las fuertescompras del Banco Central: ayer el monto subió hasta los u$s 75 millones, a pesar de que la liquidación de exportadores apenas llegó a la mitad ($ 37,7 millones).

La suba de la divisa se produjo después de las 14, en coincidencia con los mayores rumores sobre la situación en el Palacio de Hacienda.

También se registró suba del euro contra el peso, llevando la cotización en las pantallas hasta $ 3,98. Esta evolución estuvo en línea con la suba del euro contra el dólar, que luego de tocar los u$s 1,3385 cerró en $ 1,327.

Hubo ciertos reacomodamientos de cartera a favor del dólar, a la espera del resultado sobre desempleo que se conocerá hoy en los Estados Unidos. Del resultado dependerá que suban más rápido o más despacio las tasas de interés.

Ayer, la tasa a 10 años subió hasta 4,40% anual, lo cual representa un dato negativo para el canje de la deuda en default que encara el gobierno. De todas formas, no se espera que las tasas en los Estados Unidos tengan un alza súbita, sino, más bien, gradual.

Dejá tu comentario

Te puede interesar