La fiesta high tech duró demasiado poco

Economía

Lentamente el Promedio Industrial parece encaminarse a intentar salvar el año en estas últimas ruedas, para quedar sino del lado ganador, al menos con una diferencia en contra mínima.

Mientras tanto entre los papeles tecnológicos las cosas siguen siendo sino malas, al menos igual que como han sido en general a lo largo de los últimos meses. Ganando más de 1,26% en los primeros minutos de operaciones el NASDAQ inmediatamente comenzó un camino descendente que dos horas antes del cierre lo mostraba con una pérdida de 3,2%, que pudo ser neutralizada en parte y para cuando en el NYSE sonaba la campana de cierre, quedaba reducida a una pérdida de 0,93%. Si nada cambia de manera ostensible en las próximas horas, el año 2000 será el peor en la historia del mercado electrónico (en 1974 se perdió 35%, con lo de ayer retrocedemos 39%, el problema es que por aquel entonces hablábamos de una Bolsa marginal y hoy de la segunda más grande del planeta). Con menos algarabía, como suelen vivirse las cosas entre las Blue Chips, en lo peor la pérdida apenas si fue de 0,35%, mientras que lo mejor se vivió apenas minutos antes del cierre cuando el Dow trepaba 0,62%, quedando como valor final en 10.692,44 unidades, es decir una mejora de 0,53%. A la cabeza de la suba estuvieron las acciones petroleras, automovilísticas, tabaco, servicios públicos (que subieron más de 3%) y laboratorios, con los papeles del grupo financiero como los que en las últimas horas de operaciones dieron el envión final de mejora al augusto índice. Si bien Yahoo tuvo una rueda positiva ganando algo más de 5%, el resto de los papeles tecnológicos (en especial los de Internet que perdieron algo más de 1,7%) tuvieron en general una mala jornada.

Como se ve en el desarrollo de la rueda nada demasiado fuera de lo habitual. Donde en cambio las cosas cambiaron fue en el monto operado, apenas 800 millones de papeles en el NYSE y 1.555 millones en el NASDAQ, reflejando el paso al costado que han tomado muchos inversores que decidieron tomarse un descanso festivo (gran parte de los ausentes fueron inversores del viejo continente donde la Navidad se celebra un día más). Si bien hay quien apuesta a que lo de ayer fue un descanso, los números que se empezaron a conocer sobre las ventas navideñas (a confirmarse en las próximas horas), no auguran mucho de bueno. Hoy por hoy, los más optimistas hablan de que en el mejor de los casos podríamos tener un rally intermedio de 20% hasta que la Fed termine de bajar las tasas. Quien sabe, tal vez.

Dejá tu comentario