Guzmán buscará escalar el fondeo y acercarse a su meta financiera

Economía

Con el mercado en modo electoral, enfrentará vencimientos por $1 billón de acá a fin de año. Apunta a cubrir 40% del rojo con deuda. Tasas, expectativas de devaluación y fondos extranjeros, las claves.

Definidas las PASO y de cara a las elecciones generales de noviembre, Martín Guzmán se planteó como uno de sus grandes desafíos apuntalar las colocaciones de deuda en pesos con el objetivo de acercarse al cumplimiento de su programa financiero 2021. La meta presupuestada es cerrar el año con al menos el 40% de déficit fiscal cubierto con fondeo en el mercado y no más del 60% con emisión monetaria. Luego de cumplir esa pauta en los primeros siete meses, la balanza se torció con el traspié en las licitaciones de agosto y actualmente el mix de financiamiento acumula un 34% de deuda y 66% de asistencia directa del Banco Central. Es algo que su equipo buscará revertir en los próximos meses bajo la premisa de que minimizar la impresión de pesos ayudaría a no recalentar las presiones cambiarias.

Con el mercado en modo electoral y vencimientos a renovar por alrededor de $1 billón hasta fin de año, se trata de un desafío exigente. Ya lo mostró la primera licitación de septiembre. El resultado de esta colocación, cuya primera vuelta se realizó el jueves, fue celebrado en el Palacio de Hacienda ya que permitió refinanciar todos los compromisos de la primera quincena del mes en una semana con mucho ruido en el mercado ante la proximidad de las primarias. Sin embargo, eso se consiguió al costo de pagar mayores tasas de interés y de colocar casi el 80% del total en instrumentos indexados al dólar oficial y a la inflación. Todo eso a pesar de haber dejado fuera el 30% del monto ofertado por los inversores para evitar convalidar rendimientos superiores al 4% real.

Con todo, el jueves la Secretaría de Finanzas -que encabezan Rafael Brigo y Ramiro Tosi- captó $99.608 millones. El viernes, en la segunda vuelta destinada a los 13 bancos y Alyc que actúan como aspirantes a Creadores de Mercado, sumó otros $703 millones. Con esto, refinanció la Lecer que vence hoy más algunos pagos de intereses de la primera quincena. Además, en un acuerdo con el Banco Nación, que adelantó en exclusiva Ámbito, renovó el vencimiento del bono TS21, un título emitido por el exministro de Finanzas Luis “Toto” Cauto que, según fuentes oficiales, le hizo perder $140.000 millones a la entidad pública. A cambio de los $157.000 millones que expiraban hoy de ese título (que estaba exclusivamente en manos del BNA), le dio una canasta de 16 instrumentos de mercado más unos $4.000 millones en efectivo.

En lo que resta del mes habrá dos licitaciones pautadas para el jueves 16 y el martes 28. Allí, Finanzas buscará renovar los cerca de $200.000 millones que vencen en la segunda quincena de septiembre y obtener algunos fondos extra para acotar los pedidos de asistencia al BCRA. El grueso de esos compromisos se concentra en la Ledes S30S1 y la Lepase SS301 que expiran el día 30.

En octubre, los pagos de deuda en pesos a renovar serán unos $350.000 millones, de los cuales cerca de dos tercios se concentrarán en la Ledes S29O1. Otro vencimiento importante del próximo mes será el del bono a tasa fija TO21 por más de $68.000 millones: según estimaciones de Facimex Valores, el 39% de este título está en manos de fondos extranjeros, como Templeton. Una suma similar cercana a los $400.000 millones expirará el mes subsiguiente, aunque en este caso los dos principales compromisos llegarán después de las generales del 14 de noviembre: el día 30 caducarán la Ledes S30N1 por casi $140.000 millones y el bono dólar linked T2V1 por más de $170.000 millones, para el cual Finanzas evalúa anticipar algún canje.

De cara a ese escenario, la consultora 1816 analizó la reciente ola de ventas de títulos en moneda local de los días previos a las PASO que hizo subir con fuerza las tasas de interés: “En pocos días el TX22 y las Lecer pasaron de rendir menos de 3% a operar arriba de 5%, alejándose de los valores que convalida Economía (el jueves convalidó hasta 3,99%). Las tasas CER largas también subieron, y no fue algo acotado a los papeles atados a la inflación: el mercado también mostró desinterés en Botes y Ledes. Todo esto complica el programa financiero 2021, en un contexto en el que el Tesoro todavía necesitará refinanciar cerca de $1 billón de déficit hasta fin de año”.

En un informe publicado el viernes, esta firma señaló que ese “sell-off” vino de la mano de algunos movimientos vinculados con la incertidumbre del mercado sobre el resultado de las primarias. Bancos -que se habían volcado a las letras del Tesoro para reemplazar Leliq luego de la habilitación del BCRA- volvieron a orientarse hacia los instrumentos que les coloca el Central y también demandaron dólares en la plaza oficial; una salida de fondos comunes de inversión de renta fija soberana hacia fondos money market; y más demanda de dólar contado con liquidación (CCL).

En ese marco, para 1816, la variable a monitorear esta semana será la dinámica del CCL para ver si el reciente sell-off de los soberanos en pesos se transforma en presiones más fuertes sobre el dólar. De lo contrario, espera que el mercado vuelva a demandar Ledes, Lecer y otros títulos del Tesoro.

Esto último es a lo que apuesta el Gabinete económico. Por un lado, porque confía en el poder de fuego del BCRA para contener cualquier movimiento cambiario disruptivo. Por otro, porque considera que la suba de las tasas correspondió a los típicos sacudones preelectorales. Así, las fuentes oficiales confían en que, pasados los comicios, los precios de los activos convergerán “a valores más razonables”.

En cualquier caso, de cara a las próximas licitaciones, la atención se concentrará en las tasas que demande el mercado para prestarle al Gobierno y en la divergencia que exista entre las expectativas de devaluación poselectorales de los inversores respecto de las oficiales, que podrían dar lugar a una continuidad de los bonos dólar linked como vía de fondeo. En definitiva, Guzmán y su equipo precisarán elevar el ratio de rollover de los vencimientos para poder alcanzar la meta de financiarse en un 40% vía deuda, como parte de su plan para contener el dólar.

Dejá tu comentario