"Hay pymes que se funden por un diferendo con un trabajador"

Economía

"Nadie habla de vulnerar derechos; si de evitar un exceso de rigideces que terminan perjudicando a todas las partes" señaló Natalio Mario Grinman, presidente de la CAC, al ser consultado por Ámbito sobre cambios en la legislación laboral.

“Nadie habla de vulnerar derechos; si de evitar un exceso de rigideces que terminan perjudicando a todas las partes” señaló Natalio Mario Grinman, presidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), al ser consultado por Ámbito sobre cambios en la legislación laboral.

El directivo también se pronunciódefinitivamente” a favor de un acuerdo que involucre a los principales actores sociales ya que “la superación de los grandes males que afectan a nuestro país no puede recaer en un solo sector”.

Periodista: El presidente recibió a empresarios para conversar de los problemas estructurales de la Argentina y en ese encuentro se habló de la necesidad de generar empleo. Uno de los pedidos fue contar con un cronograma para eliminar la doble indemnización y la prohibición de despedir. ¿Estas medidas limitan la contratación de trabajadores?

Natalio Mario Grinman: En Argentina, el saludable objetivo de alcanzar elevados niveles de empleo a menudo se encara de manera errónea. Se pone el foco en evitar desvinculaciones y se desatienden las contrataciones. Se recurre a la imposición de múltiples trabas, se conforma un mercado laboral rígido y poco dinámico que no absorbe la mano de obra disponible, lo que genera desocupación, informalidad, exceso de empleo estatal o incremento de la población dependiente de programas sociales; todas alternativas que en poco contribuyen al desarrollo que la Argentina necesita.

P.: ¿Qué otras medidas deberían modificarse para facilitar la creación de empleo?

N.M.G.: El establecimiento de reglas de juego claras y estables, la certeza de saber que en caso de que un proyecto empresarial no resulte como estaba esperado (algo no sorprendente en la volátil economía argentina) se podrá desvincular a un trabajador es algo necesario para generar nuevos puestos de trabajo. Nadie habla de vulnerar derechos; si de evitar un exceso de rigideces que terminan perjudicando a todas las partes: al empresario que no puede desarrollar su negocio, al trabajador que no consigue empleo, al Estado que resigna recaudación por una actividad económica que no se concreta, y a la sociedad toda que observa cómo se estanca (o directamente se degrada) su nivel de vida.

Para la creación de empleo, es fundamental generar certidumbre, tanto en aspectos macroeconómicos (nivel de actividad, inflación, tipo de cambio) como en cuestiones más microeconómicas. Dentro de estas, terminar con la perniciosa industria del juicio laboral es un elemento de especial importancia. Hay empresas pymes que obran de buena fe y se funden por un diferendo con un trabajador, que a menudo tiene pretensiones injustificadas que son validadas por una Justicia que no funciona como debería hacerlo.

P.: ¿La CAC recibió un llamado para tener un encuentro con el presidente o con otras autoridades?

N.M.G.: Desde la CAC mantenemos vínculos con diversas autoridades nacionales. Oportunamente tuvimos una reunión con el presidente Fernández, pocas semanas atrás recibimos al ministro Kulfas en nuestra sede y estamos en permanente contacto con funcionarios de diversas reparticiones, nacionales y subnacionales.

P.: ¿Qué opinión le merece el pedido efectuado por la Secretaria de Comercio de congelar hasta fin de año los precios de unos 900 productos?

N.M.G.: Los congelamientos de precios son herramientas que se han probado infructuosas para combatir la inflación en el mediano plazo. En ciertos casos pueden complementar otro tipo de medidas en el orden fiscal y monetario, haciendo que el proceso de estabilización sea más armónico. Pero en modo alguno se puede apelar solo a ellas; estrategias de este tipo han mostrado su fracaso a lo largo de la historia de la humanidad.

P.: Ustedes representan uno de los sectores más afectados por la pandemia, ¿está repuntando la actividad?

N.M.G.: Nuestro sector registra una sensible mejora en la comparación interanual (los últimos datos oficiales muestran un avance de Comercio algo por arriba del 10% y de otros sectores de servicios, como la gastronomía y la hotelería, bien por arriba de esas cifras), pero debemos advertir que la base de comparación es muy baja, pues fueron actividades especialmente afectadas por la pandemia y las restricciones que rigieron durante buena parte de 2020. Asimismo, vale agregar que independientemente de las consecuencias del covid-19 veníamos de varios años muy complicados, por lo que se necesita que la recuperación se sostenga por un buen tiempo para que las empresas logren recomponerse.

P.: ¿Considera necesario que para solucionar los problemas estructurales de la Argentina se llame a un acuerdo que incluya a la dirigencia política, sindical, empresaria? ¿Qué temas deberían acordar?

N.M.G.: Definitivamente, la superación de los grandes males que afectan a nuestro país no puede recaer en un solo sector. No hablamos de cogobernar, pero sí de que los representantes de los diversos sectores de la sociedad y de las distintas fuerzas políticas podamos llegar a acuerdos básicos. Trazar un horizonte de mediano plazo, un rumbo compartido que brinde certezas. ¿Pretendemos seguir por siempre con este nivel asfixiante de carga tributaria? ¿Qué vamos a hacer para revertir el deterioro educativo? ¿Por qué tenemos un bajo nivel de exportaciones y qué podemos hacer para revertirlo? Esas son algunas de las preguntas que deberíamos intentar resolver en ese espacio común.

Temas

Dejá tu comentario