Vuelven rumores sobre venta de MetroGas a grupo Eskenazi

Economía

Una fuerte versión recorrió ayer el mercado energético: el Grupo Petersen, que tiene la minoría pero el control operativo de YPF, estaría por quedarse también con la parte controlante de Metro-Gas, la distribuidora minorista de gas.

La entrada del grupo de la familia Eskenazi se vería facilitada por la negativa del gobierno a convalidar la venta al grupo Marathon de la acreencia que tenía el fondo Ashmore con la distribuidora, que equivale a cerca de 33% de la sociedad controlante. En la actualidad GASA (Gas Argentino SA) tiene 51% de MetroGas; el restante 49% se divide entre el personal (a través del Programa de Propiedad Participada o PPP) y lo que flota en los mercados bursátiles.

El capital de GASA se divide entre BG (ex British Gas), con 34%, Repsol YPF con 33% y -se supone-Ashmore con el otro 33%. El «se supone» tiene que ver con que el fondo se lo había vendido a Marathon, operación que el gobierno no homologó.

Desde entonces se menciona a «los sospechosos de siempre» (la cordobesa Electroingeniería, muy vinculada al secretario legal y técnico de la Presidencia, Julio De Vido; a Pampa Energía que encabeza Marcelo Mindlin) para tomar ese porcentaje de la controlante, pero todos ellos negaron estar interesados. Sin embargo, trascendió también que el «desinterés» se debía al hecho de que no podrían tener el control de la distribuidora.

En esa posición sí quedaría Eskenazi, que podría sumar el porcentaje que le compraría a Ashmore/Marathon al que ya tiene Repsol YPF. Entre ambas concentrarían 66% de GASA. El mercado también especulaba que, de concretarse esta venta, BG estudiaría seriamente salir de MetroGas, vendiendo su parte a quien el gobierno le permita.

No es ésta la primera vez que desde la Casa Rosada se «elige» comprador para una empresa que cambia de accionista: el caso más recordado es el de Transener; allí Pampa tiene 50% de la controlante, que había comprado a la británica National Grid. El otro 50% era de Petrobras, obtenido como parte del paquete de PeCom Energía comprado al grupo Pérez Companc.

Los brasileños, obligados a desinvertir en el sector eléctrico, seleccionaron al fondo estadounidense Eton Park como comprador; sin embargo, el gobierno ordenó deshacer la operación aduciendo que Eton Park no tenía antecedentes como operador eléctrico, y obligó a la petrolera brasileña a venderle a Electroingeniería-ENARSA, la estatal creada por Julio De Vido.

Con antecedentes como éste, no sería extraño entonces que el Grupo Petersen reemplace a Ashmore como accionista de MetroGas, y tampoco que tome también el lugar de BG en caso de que los también ingleses decidan irse.

Dejá tu comentario