Diálogos de Wall Street

Economía

¿Qué pasa, Gordon, las tasas caen en picada?

Periodista: Se suponía que las minutas de la Fed iban a ser el foco de atención.

Gordon Gekko: Sí, pero cambió la agenda. Sobre la marcha.

P.: Ya veo. Las tasas que fija el mercado, las de largo plazo, se están cayendo a pique.

G.G.: Los mercados anticipan.

P.: ¿Las minutas quedaron desactualizadas?

G.G.: Los mercados anticipan y también exageran.

P.: Pedían tratar el “tapering” cuando la Fed decía que era temprano para ponerlo sobre la mesa y ahora que empiezan a conversar, los mercados cambiaron la página. ¿Cuál es el asunto que los desvela con tanta urgencia? ¿Ya no ven las tasas subiendo? El bono de 10 años se hundió a 1,36% por la mañana.

G.G.: Se confirma que ya vimos el pico de tasas de crecimiento real.

P.: Usted lo había sugerido. En el segundo trimestre…

G.G.: Pareciera haber ocurrido en mayo, si quiere más precisión.

P.: Se venía facturando ese escenario con una merma progresiva de las tasas largas y hoy se lo incorporó de golpe. ¿Todo por un solo número, por la desaceleración que registró el informe ISM de junio? ¿Es tan decisivo?

G.G.: No es un único dato. Es la acumulación de mucha información, de fuentes varias, y la ficha que cae con fuerza tras alcanzar una masa crítica.

P.: Quizás se exagera.

G.G.: Seguro. Hay una posición corta especulativa en los bonos de largo plazo y así como están los mercados existirá prisa por cubrirla.

P.: Los bonos fueron los primeros en comprar la idea de la inflación temporaria, aun cuando los titulares insinuaban un desborde. ¿Qué nos están diciendo ahora? Escucho hablar de “estanflación”. No me parece que sea el caso, pero prefiero trasladarle la inquietud.

G.G.: ¿Estancamiento? ¿Dónde? ¿Con Wall Street encaramado en los récords? Los bonos no veían inflación con la economía creciendo a toda máquina; si ahora desacelera, ¿por qué les debería parecer más probable?

P.: Hablar de estancamiento, con una economía que crece al 7%, es una curiosidad. ¿Se puede deducir a partir de la desaceleración que muestran los indicadores que la actividad se apresta a clavar los frenos?

G.G.: Se puede deducir que la Fed, no importa lo que digan las minutas, no va a acelerar sus tiempos. ¿Qué apuro puede tener? Los mismos mercados que le solicitaban un tapering ya no se lo piden más.

P.: Es muy difícil satisfacerlos.

G.G.: Los mercados están muy bien así. Y la Fed está aún mejor.

P.: ¿Por qué lo dice?

G.G.: Entienda que vivimos en carne propia un ensayo de política económica que no tiene precedentes. El estímulo es brutal, y se corren no pocos riesgos. Los mercados, después de tres meses bajo presión, apoyan la moción de la Fed. Suscriben que la inflación alta es temporaria, y no es meramente de palabra. La tasa nominal a 30 años es 2%.El crecimiento robusto también es temporario. ¿Recalentamiento? No lo ven como un problema.

P.: ¿Cómo lo sabe?

G.G.: En 2% de tasa nominal no hay mucho espacio para cargar ninguna prima de riesgo significativa. La Bolsa tiene dudas, pero en el corto plazo, no puede tenerlas. Déjele a los bonos que chequeen la inflación y a las acciones, el crecimiento. Pero la tasa real a 10 años “debería” ser 0 y no -1. En 2013 se nos rompió el modelo de una forma parecida y luego se acomodó. Pero si le aflojan las dudas mire los spreads de crédito. Están limados al máximo como para percibir una economía estancada.

Temas

Dejá tu comentario