Industriales piden más acceso al dólar para importar

Representantes de la UIA mantuvieron un encuentro virtual con el titular de BCRA. El principal reclamo son las trabas para el acceso al mercado de capitales.

Las severas restricciones que impuso el Banco Central a las empresas para acceder al mercado oficial de cambios fue uno de los temas centrales de la conferencia que este jueves mantuvieron, de manera virtual, el titular de la entidad, Miguel Pesce, con la plana mayor de la Unión Industrial Argentina, encabezada por su presidente, Miguel Acevedo.

Los problemas para hacerse de dólares a la cotización oficial es un tema que ya venían conversando los industriales con Gustavo Beliz, secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia y un hombre que registra creciente protagonismo en el elenco gubernamental.

Los dueños de las principales empresas del país también plantearon el problema del “supercepo” cambiario al presidente Alberto Fernández en el curso de la reunión que mantuvieron ayer en Olivos. La respuesta del primer mandatario fue “tranquilizadora”, según señalaron fuentes empresarias a Ámbito, ya que les habría asegurado que se trata de medidas transitorias que se irán removiendo tras la renegociación de la deuda externa.

En medios empresarios se vienen planteando cuestionamientos al Banco Central. En particular, se critica la Comunicación "A" 7030 de la entidad, de comienzos de mes, por la que se establecieron severas restricciones para el acceso por parte de las empresas al Mercado Libre y Único de Cambios (MULC), dificultando así la posibilidad de realizar giros al exterior.

Esta normativa obliga a que las empresas que cuentan con activos externos líquidos tengan que hacer frente a las importaciones y a los pagos al exterior mediante la aplicación de estos recursos. Esto implica que en la práctica las obligaciones con el exterior se cancelan con activos en moneda extranjera que se adquieren en el mercado a un tipo de cambio superior al oficial.

Los empresarios advierten que esto generará un traslado a precios porque en la estructura de costos se internalizará un tipo de cambio mayor dada la imposibilidad de acceder al mercado oficial.

Los industriales explican que las fábricas argentinas producen a partir de múltiples insumos que no se elaboran localmente, por lo que la obstaculización a estas compras externas podría traducirse en el desincentivo o dificultar a la producción local.

Los empresarios interpretan que la Comunicación 7030 no contempla acabadamente las operaciones existentes entre las compañías locales y los proveedores del exterior. Afirman que el 82% de las importaciones realizadas durante el año pasado fueron de bienes de capital, bienes intermedios, piezas y accesorios, y combustible. La falta del acceso a divisas para financiar la producción – alertan - podría potenciar la contracción de la economía.

Agregan que la falta de insumos críticos generará presiones adicionales de precios y posible escasez de la producción local. Señalan que debe tomarse en cuenta que los proveedores del exterior exigen pago anticipado a las empresas argentinas. Este mecanismo de pago anticipado también es requerido por las empresas exportadoras de insumos clave, dada la mayor competencia por los mismos en el mercado internacional en el contexto de la pandemia.

También se plantea que la normativa plantea un sesgo anti exportador al exigir que las empresas paguen sus importaciones con dólares que en el mercado bursátil cotizan a más de 110 pesos y recibir a cambio divisas a la cotización oficial de algo menos de 70 pesos a los que deben restársele las retenciones.

Además explican que las empresas poseen stocks financieros en el exterior por múltiples razones: para preservar su capital de trabajo que les permitiría hacer frente a la caída abrupta de la demanda y afrontar sus obligaciones locales; cobertura de cambios para el riesgo cambiario; inversiones en filiales que se hicieran en el exterior. Y se afirma que privilegiar que estos stocks se utilicen para el pago de saldos externos dejaría a las empresas con menos posibilidades de cubrirse ante cualquier emergencia.

Los empresarios reconocen la necesidad del Banco Central de cuidar las divisas en un contexto de caída de las reservas. Al respecto, mediciones privadas señalan que las reservas líquidas en poder del BCRA se encuentran por debajo de la barrera de los 10.000 millones de dólares.

Pedidos

Sin embargo, los industriales consideran que es posible plantear alternativas que contemplen las necesidades tanto del sector productivo como del Estado.

En este sentido proponen priorizar la disponibilidad de divisas para insumos industriales críticos, así como para productos terminados que se fabriquen en el país, fomentando la búsqueda de herramientas que apunten a potenciar la industria local y cuidar las reservas de divisas del país.

También consideran necesario establecer cupos por empresas como era durante el 2015 por un proceso corto de transición hasta que se estabilicen las variables financieras. También solicitan permitir los pagos de intereses y capital por deudas en el exterior por parte de las empresas al tipo de cambio oficial.

Otra de las iniciativas contempla limitar la compra de 200 dólares de dólar ahorro de forma de priorizar el abastecimiento de insumos críticos. Producto de la brecha cambiaria, la pérdida mensual de divisas por esta vía supera los 300 millones de dólares.

Y como cuestión de fondo, los empresarios consideran, en coincidencia con el Ministro de Economía, Martín Guzmán, que debe fomentarse el ahorro en pesos. Pero también –sostienen – es necesario desarrollar los mecanismos de acceso a los mercados de capitales y generarse incentivos impositivos para la demanda de instrumentos de financiamiento PyME.

Con el objetivo de tratar estas cuestiones, el BCRA acordó este jueves una agenda de trabajo con la Unión Industrial Argentina (UIA) luego de una reunión virtual en la que las autoridades de la central industrial plantearon la necesidad de evitar demoras en el tratamiento de los pedidos de acceso a las divisas.

Como parte de la conversación, la autoridad monetaria considerará los pedidos de las empresas que desarmen sus posiciones en operaciones de CCL o MEP o mantengan posiciones en divisas en el exterior como parte de su operación comercial habitual.

La reunión de la jornada se extendió por más de una hora con la presencia del presidente del Banco Central, Miguel Pesce; del presidente de la Unión Industrial Argentina, Miguel Acevedo, y del secretario de Industria, Ariel Schale.

También participaron por el BCRA el vicepresidente, Sergio Woyecheszen, y el director Arnaldo Bocco, y por la Unión Industrial Martín Cabrales, Miguel Angel Rodríguez, Martín Rapallini y Diego Coatz.

Dejá tu comentario