"Afectos": el cuerpo como conflicto

Espectáculos

Obras de Nicola Constantino, Marta Minujin, Santiago Porter y otros artistas.

“Pensar todo de nuevo”, primera muestra online propuesta por la galería Rolf Art bajo la curaduría de Andrea Giunta con la colaboración de Carolina Baulo, continúa con “Afectos”.

Según su curadora, trata sobre los cuerpos jurídicamente privados de la libertad, cuerpos llevados hacia una escena urbana que transita sin percibir su existencia, cuerpos pose, cuerpos de sexualidades interrogadas. Adriana Lestido (Buenos Aires, 1955), presenta su serie “Mujeres presas”, ensayo fotográfico realizado entre 1991/93 con el que ganó la beca Hasselblad. Una cámara que registra sin anestesia la vida cotidiana de estas mujeres en cautiverio con sus hijos. Lestido, durante un año y una vez por semana, visitaba la cárcel N° 8 de La Plata. Otro fotógrafo argentino destacado es Juan Travnik (Buenos Aires, 1950) que muestra su serie “Adolescentes” de los años 80 y 90, en la que despliega sus observaciones de una época crucial, fresca. Según Baulo, “se destaca la mirada de un purista, sensible y con toques pictóricos”.

Ananké (Buenos Aires, 1971), cuya obra, ya sea fotografía, instalación, escultura y performance, se destaca por lo inquietante de las escenas donde la amenaza, la violencia y el miedo están latentes. En este capítulo hace un registro de su persona, inmóvil, con una sonrisa congelada en una calle donde los transeúntes no la visibilizan.

Desde su aparición en el circuito pictórico de nuestro país, alrededor de 1993, se sabía que Nicola Constantino cambiaría el estado del ser del contemplador. Una constante en el vasto corpus de su producción es meterse en la piel de los personajes. “Backstage 2010” así lo atestigua: parada sobre un banquito precario de madera, semidesnuda, envuelta en una gasa transparente, posa como un personaje botticelliano, muestra su cuerpo en todo su femenino esplendor.

El último capítulo de esta serie, “Signos Urbanos” incluye importantes artistas, entre ellos, Marta Minujin (Buenos Aires, 1943) que en 1978 presentó en San Pablo y en ocasión de una Bienal de Arte Latinoamericano un obelisco acostado de 74m. de largo con una cámara de televisión en la punta.

Los archivos fotográficos revelan el desarrollo de la construcción pero no tuvo gran visibilidad en ese momento. Su idea era “acostar”, es decir, “desmitificar” tanto los mitos universales como nacionales así como acabar con su interpretación fálica, acción desarrollada durante la dictadura militar.

Hay una fotografía que dio la vuelta al mundo, ganadora del Premio Petrobras 2008. Una escena fantasmal en un bosque casi cubierto por la niebla. Se trata de una historia de tal contundencia que cobra vigencia actualmente acerca del derribo de monumentos que suceden en muchas partes del mundo. Es la escultura de Evita, que Perón le encomendó a Leone Tommasi y antes de terminarla, un grupo de tareas de la revolución de 1955 entró al taller y la decapitó. Fue arrojada al río, posteriormente rescatada y ahora está en la Quinta San Vicente. Hasta allí llegó Santiago Porter una madrugada brumosa para fotografiarla y perpetuarla como símbolo de todas las mutilaciones sufridas por su cuerpo. Este destacado artista nacido en Buenos Aires en 1971, fue ganador de importantes premios. Se exhibe obra de la artista Celeste Rojas Mugica (Santiago, 1987), que investiga sobre las formas de la construcción de la memoria, la política reciente en Sudamérica. Basada en fotos de archivo registró la toma de los monumentos de Santiago, intervenidos por manifestantes durante las protestas de octubre de 2019. Estos monumentos a “héroes y supuestos héroes” del pasado han cobrado vida, resuenan en el presente, la pandemia logró convertirlos en archivo, borrando la autoría de los mismos. Esta exposición deja profundas reflexiones acerca de si será posible empezar todo de nuevo en un mundo que está suspendido.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario