4 de agosto 2008 - 00:00

Renunció Vieu al Colón

Carlos Vieu: renunció a la dirección de laOrquesta Estable del Colón «preocupadopor mi salud y por una exposición totalmenteinjusta y ajena a mi competenciaprofesional».
Carlos Vieu: renunció a la dirección de la Orquesta Estable del Colón «preocupado por mi salud y por una exposición totalmente injusta y ajena a mi competencia profesional».
La renuncia del maestro Carlos Vieu a la titularidad de la Orquesta Estable del Teatro Colón ahondó este fin de semana la grave crisis que atraviesa la mayor institución sinfónica del país, que venía de recuperarse, apenas, de la confusa situación cuando sus integrantes fueron declarados «en disponibilidad» por la dirección del teatro. Esto ocurrió luego de que la falta de ensayos, provocada por la realización de varias asambleas, motivó la cancelación provisional de algunas fechas para el «Requiem» de Verdi y la «Carmina Burana» de Orff. La medida, una vez que los músicos reemprendieron sus ensayos, quedó sin efectos, pero la herida evidentemente no se cerró.

Vieu, que hará efectiva su renuncia a partir del 13 de este mes (para cumplir con compromisos pactados de antemano en la ciudad de Rosario, que realizará pero en la condición de «director invitado»), dirigió una carta a Horacio Sanguinetti, director general del Colón, en la que expresó su voluntad de alejarse de manera «indeclinable» del cargo de director titular de la Estable.

«Ciertas decisiones fundamentales que motivaron mi aceptación del compromiso», dice Vieu en su carta «como concursos, la renovación de la planta, la cobertura de vacantes por el proceso jubilatorio del personal, reglamentos de trabajo, sumados a la falta del repertorio propio de la orquesta, la no gratuidad original de los conciertos, las condiciones técnicas y estructurales y un comparativo bajo salario con orquestas gemelas, han provocado en los profesores a mi cargo un temperamento de tensión permanente, que se aleja del clima de camaradería necesario para hacer arte y concentrarnos en el hecho musical, generándose focos de conflicto diario que no deseo seguir absorbiendo como si fuese el responsable de ello, viendo reducida mi autoridad a poder o no ensayar según los temas a discutir».

El ex titular del organismo continúa: «Preocupado por mi salud y por una exposición totalmente injusta y ajena a mi competencia profesional tras años de un alto concepto en el medio, soy de los que todavía creen que el talento debe estar al servicio del arte y la institución en donde uno lo expresa, y no comulgo, sin renunciar al derecho de manifestar condiciones dignas de trabajo, con actitudes que parecieran pretender lo contrario desde su metodología. Este ingrediente natural de la gestión pública y los conflictos e irregularidades de años, agravados por una temporada atípica, me aleja de toda motivación de estar a cargo de una honorable responsabilidad que debiera primariamente basarse en la música, debiendo entonces soportar tensiones y situaciones que desde mi dignidad personal y profesional son inaceptables (...) Es imposible gestionar con autoridad en este contexto».

Dejá tu comentario

Te puede interesar