Wall Street tuvo su peor día desde mayo: grandes tecnológicas cayeron hasta 4%

Finanzas

Los tres principales índices bursátiles estadounidenses cayeron casi un 2% o más. Fue por un aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro de EEUU, la preocupación por la persistente inflación y las difíciles negociaciones sobre el límite de endeudamiento en Washington.

Las acciones de Wall Street cerraron este martes con su peor caída desde mayo, por un aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, la preocupación por la persistente inflación y las difíciles negociaciones sobre el límite de endeudamiento en Washington.

Los tres principales índices bursátiles estadounidenses cayeron casi un 2% o más. Los valores tecnológicos y vulnerables a las tasas de interés más altas fueron los más castigados, ya que los inversores perdieron el apetito por el riesgo. Las grandes tecnológicas se hundieron hasta 3,7%.

El índice S&P 500 y el Nasdaq se encaminaban a sus mayores caídas mensuales desde septiembre de 2020.

"El panorama general es el repentino aumento de los rendimientos en la última semana, que ha llevado a una mentalidad de 'vender primero, preguntar después'", dijo Ryan Detrick, estratega senior de mercado de LPL Financial.

"(Pero) hay múltiples factores que pesan sobre la confianza hoy", añadió. "Los dimes y diretes en Washington con el límite de la deuda y el proyecto de ley de gastos y la posible subida de impuestos han pesado en la psique general de los inversores y han provocado una caída de envergadura".

La debilidad se extendió a la mayoría de los activos, incluido el oro, lo que sugiere una aversión al riesgo generalizada.

Los retornos de los bonos del Tesoro siguieron subiendo, hasta el nivel más alto desde junio, ya que las expectativas de inflación se avivaron y creció el temor a que la Reserva Federal pueda acelerar los plazos del endurecimiento de la política monetaria.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo que esperaba que la inflación termine 2021 cerca del 4% y advirtió a los legisladores de que su fracaso a la hora de evitar un cierre del gobierno, cuando el país se acerca a agotar su capacidad de endeudamiento, podría causar "graves daños" a la economía.

Un informe del Conference Board mostró que la confianza de los consumidores se debilitó inesperadamente en septiembre hasta alcanzar el nivel más bajo desde febrero.

El Promedio Industrial Dow Jones cayó 569,38 puntos, o un 1,63%, a 34.299,99 unidades, mientras que el S&P 500 perdió 90,48 puntos, o un 2,04%, a 4.352,63 unidades. El Nasdaq retrocedió 423,29 puntos, o un 2,83%, a 14.546,68 unidades.

Entre los 11 principales sectores del S&P 500, todos, excepto el de energía, terminaron con pérdidas. Apple Inc, Microsoft Corp, Amazon.com Inc y Alphabet Inc fueron las bajas que más pesaron en el S&P y el Nasdaq.

Por su parte, las acciones europeas cayeron a un mínimo de una semana. El índice paneuropeo STOXX 600 bajó un 2,2%, su mayor caída diaria en más de dos meses, ya que el aumento de los retornos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos mostraba que los inversores se preparan para una suba de las tasas de interés y una inflación persistente. Los valores tecnológicos perdieron un 4,8% a un mínimo de dos meses.

Las tecnológicas son especialmente sensibles a las expectativas de aumento de las tasas de interés, ya que su valor se basa en gran medida en las ganancias futuras, que se descuentan a una tasa de retorno más alta cuando las tasas suben.

Datos mostraron que el crecimiento de las utilidades de las empresas industriales chinas se ralentizó por sexto mes en agosto, con una crisis energética que se está convirtiendo en una amenaza creciente para la producción y las ganancias.

"La situación de la pandemia sigue sin resolverse. La economía china se está ralentizando y las autoridades aún tienen que mantener un fuerte estímulo. La Fed se prepara para normalizar su política monetaria. Y el enfrentamiento por el techo de la deuda continúa", escribieron analistas de BCA Research en una nota.

"La mayor incertidumbre combinada con la elevada especulación sugiere que el camino a corto plazo será accidentado", añadieron.

La escasa confianza en los mercados eclipsó una encuesta que mostró que el estado de ánimo de los consumidores alemanes mejoró inesperadamente de cara a octubre.

El DAX alemán cayó un 2,1%, el CAC 40 francés bajó un 2,2% y el FTSE 100 británico perdió un 0,5%.

Una medida del mercado de expectativas inflacionarias para la zona euro saltó al 1,8308%, su cota más elevada desde 2015. El retorno de la deuda del Tesoro protegida contra la inflación (TIPS) a 10 años subió al -0,82%, su máximo desde fines de junio.

"La liquidación de los mercados de bonos está relacionada con la interpretación por parte de los mercados de que los recientes comunicados de la Fed y del Banco de Inglaterra son más estrictos en relación al cronograma de alza de tasas", dijo Sarah Hewin, de Standard Chartered Bank.

El aumento de los rendimientos impulsaba también al dólar, cuyo índice que compara su fortaleza con otras monedas trepaba a un máximo de cinco semanas. El yen se depreciaba frente al billete verde y el euro, mientras que el alza de los retornos hacía las monedas más atractivas a los compradores japoneses.

Más temprano en Asia, las acciones operaron dispares, debido a que los efectos colaterales de la crisis de deuda de la firma inmobiliaria china Evergrande y la creciente escasez energética en China afectaban a la confianza.

El índice de acciones destacadas chinas CSI300 subió un 0,1% y el Hang Seng de Hong Kong ganó un 1,34%, poniendo fin a una racha reciente se sesiones negativas.

Durante las operaciones asiáticas, el barril de crudo Brent alcanzó los 80 dólares por vez primera en tres años, impulsado por el comienzo de la reapertura de las economías regionales en medio de la pandemia del COVID-19 y preocupaciones de suministro.

Los precios del oro caían a un mínimo de un mes y medio y el oro al contado tocaba su mínimo desde el 11 de agosto, a 1.735,40 dólares la onza.

Temas

Dejá tu comentario