Wall Street y Europa contrarrestaron los efectos del coronavirus

Finanzas

Al derrumbe de las Bolsas chinas de este lunes se opone la resistencia de las plazas financieras europeas y Wall Street que subas superiores al 1%. El mercado en Shanghái reabrió tras varios días y tuvo su primera prueba desde que comenzó la crisis por el virus.

Tras diez días cerradas, las bolsas chinas se hundieron este lunes cerca de un 8%, su caída más importante en cinco años, por el temor al impacto económico de la epidemia de pneumonía viral y a pesar de las medidas del banco central.

La caída era previsible. Las bolsas de Shanghái y Shenzhen estaban cerradas por las vacaciones del Año Nuevo chino desde el 24 de enero, un día después de que fuera aislada la ciudad de Wuhan, epicentro del brote del coronavirus.

Durante este periodo los mercados mundiales también cayeron, preocupados por las consecuencias de la epidemia sobre el crecimiento en China, la segunda economía mundial, donde la actividad sigue paralizada por el brote.

En este contexto la bolsa de Shanghái cerró el lunes con una caída del 7,72%, hasta 2.746,61 puntos, mientras que la de Shenzhen, la segunda más importante de la China continental, terminó perdiendo 8,41%, hasta 1.609,00 puntos. Se trata de la caída más fuerte desde el crac bursátil de 2015.

La moneda china cayó un 1,5% y pasó bajo el umbral simbólico de siete yuanes por dólar mientras que las cotizaciones de mineral de hierro, cobre o petróleo quedaron suspendidas porque cayeron más del máximo autorizado.

Para frenar el pánico, el banco central chino (PBOC) anunció el domingo una inyección de 1,2 billones de yuanes (175.000 millones de dólares) en el sistema financiero.

El lunes la institución rebajó además un 2,4% (frente al 2,5% hasta ahora) la tasa preferente que aplica a los bancos comerciales para los préstamos a corto plazo.

Una media que podría "aliviar la presión sobre los bancos" reduciendo sus costes de financiación, según Julian Evans-Pritchard, de la consultora Capital Economics.

Sin embargo "esta caída es demasiado marginal para frenar sustancialmente los daños a la actividad económica", añade el analista.

Mientras tanto, las medidas para limitar la propagación del virus --confinamiento, suspensión de conexiones ferroviarias, cierre de empresas y fábricas hasta el 9 de febrero-- siguen paralizando sectores enteros de la economía china y amenazan las cadenas de producción en todo el planeta.

En la bolsa de Shanghái, las acciones de Foxconn Industrial Internet, que forma parte del gigante taiwanés de la electrónica Foxconn, se hundieron el lunes un 10%.

Foxconn, un proveedor clave para Apple, anunció que no volvería a poner en marcha sus plantas en China hasta mediados de febrero.

Por su parte Kweichow Moutai, el productor del alcohol blanco "baijiu" que suele regalarse en China durante el Año Nuevo, terminó perdiendo 4,64%.

El consumo también se está viendo afectado por los numerosos centros comerciales y restaurantes cerrados en todo el país.

Las acciones de la agencia de viajes CITS así como las de las compañías aéreas China Southern y China Eastern cayeron un 10%.

El gobierno chino prohibió los viajes en grupo y muchas conexiones entre China y el resto del mundo siguen suspendidas.

El pánico bursátil afectó a todos los sectores menos al de los fabricantes de material médico, como las máscaras de protección, algunos de los cuales se dispararon más de un 10%.

Varias analistas auguraban este lunes un freno de la economía china este trimestre con un crecimiento por debajo del 5%, asegurando que las medidas de Pekín podrían ser insuficientes.

La bolsa de Hong Kong, que ya se hundió la semana pasada, terminó el lunes estable (+0,17%, hasta 26.356,98 punto). Por su parte la bolsa de Tokio perdió 1,01%, hasta 22.971,94 puntos.

Bolsas del mundo

Al derrumbe de las Bolsas chinas de este lunes se opone la resistencia de las plazas financieras europeas y Wall Street. En el Viejo Continente brilló Milán, que cerró la primera sesión del mes con una suba del 0,96%, tras dos sesiones en baja, en tanto Francfort ganó 0,49% y París +0,45%.

Las empresas con enfoque internacional del índice de referencia de Londres se beneficiaron porque la disputa sobre el Brexit golpeó a la libra esterlina. El FTSE 100 cerró la sesión con un ascenso del 0,6%. El índice paneuropeo STOXX 600 subió on 0,3% ayudado por resultados corporativos.

Por su parte, Wall Street cerró en alza liderada por Tesla y otros gigantes tecnológicos cuando los inversores volvieron a comprar tras las caídas del viernes.

El índice industrial Dow Jones ganó 0,51% para quedar en 28.399,81 puntos, el Nasdaq, de valores tecnológicos, avanzó 1,34% hasta los 9.273,40 y el S&P 500, aumentó 0,73% a 3.248,92 unidades.

La nota de la jornada de Wall Street la dio Tesla cuya acción subió casi 20% y su valor triplica al de octubre luego de haber presentado la semana pasada sus resultados trimestrales. Entre las tecnológicas que más ganaron se contaron Netflix (3,7%) y Alphabet, matriz de Google (3,6%).

En el mercado de deuda, el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años subió a 1,524% desde 1,507% del viernes.

El petróleo perdió más de 20% en menos de un mes

El petróleo continuó el lunes con su racha en baja lastrado por el coronavirus de China y en menos de un mes ha perdido más de 20%.

En el mercado de Londres el barril de Brent para entrega en abril, en su primer día de utilización como contrato de referencia, cerró a 54,45 dólares tras caer 3,83% respecto al viernes.

En Nueva York el barril de WTI bajó 2,79% y terminó a 50,12 dólares.

Desde el 6 de enero ambos tipos de crudo han perdido más de 20% en un mercado deprimido. Los precios están castigados desde hace semanas por el coronavirus que se propaga desde China. Los inversores temen que la epidemia tenga nefastas consecuencias para la economía de China, primer importador y segundo consumidor mundial de crudo.

Oro ante un mayor apetito por el riesgo

El precio del oro bajó al inicio de la semana, presionados por la apreciación del dólar y porque los inversores optaron por activos de mayor riesgo luego de que China tomó medidas para aliviar la presión sobre su economía derivada del impacto del brote del coronavirus.

El oro al contado llegó a caer más de un 1%, para cerrar con una perdida un 0,47%, a 1.577,50 dólares la onza, luego de tocar su máximo desde el 8 de enero.

El dólar subía un 0,4% frente a sus rivales, lo que hacía al oro más costoso para los tenedores de otras monedas.

El oro, que suele ser utilizado como refugio en tiempos de incertidumbre política y financiera, cerró su mejor semana en un mes el 31 de enero, debido a que las preocupaciones sobre el crecimiento económico ante el brote de la epidemia fomentaron la demanda por activos de refugio.

En otros metales preciosos, la plata bajó un 2,1%, a 17,65 dólares; el paladio ganó un 1,7%, a 2.317,17 dólares la onza; y el platino subió un 1,1%, a 966,72 dólares.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario