Caso Soriano: sangre encontrada en casa del novio es de mujer

Información General

La situación de Daniel Lagostena, novio de Erica Soriano, se complicó luego de que un análisis de ADN realizado sobre las manchas hemáticas encontradas en su casa determinaron que corresponden a sangre de una mujer.

Erica Soriano, quien estaba embarazada al momento de la desaparición, es intensamente buscada por la policía desde hace tres meses, aunque a esta altura con la firme hipótesis de que algo grave le sucedió.

La hermana de Erica, Verónica Soriana, y el abogado de la familia, Daniel Ursino, fueron quienes confirmaron el resultado del análisis, que complica la situación de Lagostena.

"La sangre que se encontró en la casa de Daniel Lagostena junto al hogar, si bien todavía no se sabe si es de mi hermana, se sabe que es de humano y de mujer", sostuvo Verónica. A su vez, el letrado comentó que en la pericia forense "por uno de los caracteres del ADN se pudo descubrir que es sangre de mujer".

"Todavía faltan definir otros códigos genéticos. Hasta el momento, lo único que podemos confirmar es que la sangre es de mujer", afirmó el abogado de la familia Soriano. "Las muestras fueron tomadas cerca de un hogar a leña, una chimenea, que ese día estuvo prendido aunque toda la semana hacía mucho calor, 28 grados", señaló Urssino.

El abogado explicó que es "imposible" que en ese lugar se haya podido cremar un cuerpo, pero en todo caso sí alguna prenda que podría haber pertenecido a la joven. Familiares y amigos de la joven llevaron a cabo en horas de la tarde del jueves y en la localidad bonaerense de Villa Adelina, una concentración en reclamo por su aparición.

Mientras María Esther, madre de Erica afirmaba que tiene la "percepción" de que su hija está con vida y que debe continuar con su búsqueda, Verónica, la hermana, calificó el hecho como "muy raro" el caso y apuntó a que puede haberle ocurrido algo grave y evidenció escepticismo en su aparición.

La última vez que Erica Soriano fue vista con vida fue el 21 de agosto, cuando salía de la casa que compartía desde abril en Lanús con su novio, para ir a almorzar a lo de su madre, en Villa Adelina.

Desde un primer momento la familia de Erica sospechó de Lagostena, pero con el correr de las semanas se vertieron hipótesis sobre que la familia de la pareja de la joven también habría tenido alguna intervención en su desaparición.

En ese sentido se realizaron allanamientos en la casa de Lagostena y de la familia de él también, además de hacer excavaciones para tratar de encontrar indicios que permitan llegar hasta Erica, ya sea viva o muerta.

Con el mismo objetivo se exhumaron siete cadáveres en el cementerio de Lanús y se allanó allí una bóveda perteneciente a la familia Lagostena.

Dejá tu comentario